Neymar, nuevo jugador del PSG. Foto: Nike.

El internacional brasileño, que fue presentado este viernes, afirmó que lo motivaba el deseo de afrontar un nuevo desafío y agregó que quiere debutar el sábado.

“Quería un desafío mayor, y mi corazón tomó esta decisión y seguí mi corazón”, recalcó Neymar en el estadio Parc des Princes.

“El dinero nunca fue mi motivación”, señaló el jugador, que cobrará unos 45 millones de euros (53 millones de dólares) al año. “Quiero ser feliz, y quiero que mi familia sea feliz. Me da mucha pena saber que la gente piense así (…) Si se tratara sólo de dinero, podría haber ido a otro sitio”, agregó.

El astro brasileño se animó incluso a hacer una broma: “Ser el jugador más caro del mundo no es una carga. Peso 69 kilos. No llevo ninguna carga”.

Neymar negó también que se hubiera cansado de jugar a la sombra de Lionel Messi en el Barcelona: “No es que quisiera ser la gran estrella de Barcelona”, dijo. “Eso no es lo que busco aquí. Estoy buscando un nuevo desafío, nuevos trofeos, y esto es lo que me motiva”, añadió.

El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, quien presentó al jugador como “un ídolo para el mundo entero”, respaldó la afirmación de Neymar de que podría haberse ido a otro sitio por más dinero.

Los seguidores del club francés sólo tendrán que esperar unos días para ver si su nueva superestrella merece lo que cobra.

“Puedo jugar mañana (contra el Amiens) ¿Por qué no? Hablaré con el equipo, pero realmente quiero jugar. No he discutido dónde jugaré. Jugaré donde el entrenador quiera (…) Sólo he dejado de jugar en los últimos dos días y tengo hambre de fútbol”, dijo Neymar.