Demonstrators clash with riot police during the so-called "mother of all marches" against Venezuela's President Nicolas Maduro in Caracas, Venezuela April 19, 2017. REUTERS/Christian Veron

Cientos de miles de partidarios de la oposición inundaban Caracas y otras grandes ciudades de Venezuela el miércoles, en una nueva jornada de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro, cuyos adeptos también colmaban varias cuadras de una avenida principal de la capital en respaldo al mandatario.

Los opositores, vestidos en su mayoría de blanco, eran reprimidos por las fuerzas de seguridad con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes y fuentes confirmaron a Reuters que un joven falleció de un disparo en la cabeza.

El ambiente político se calentó recientemente en el país petrolero luego de que el Poder Judicial se arrogara prerrogativas del Parlamento dominado por la oposición, generando protestas en casa y llamados internacionales a respetar la democracia.

Los adversarios de Maduro -y varios gobiernos de América y Europa- aseguran que en Venezuela se apresa a la disidencia, se violan los derechos humanos y que millones sufren por la escasez de alimentos y medicinas.

Caracas y las grandes ciudades regionales Maracaibo, Ciudad Guayana y San Cristóbal amanecieron fuertemente custodiadas.

En la capital, casi 20 estaciones del metro fueron cerradas y en el centro, donde las rutas programadas de las marchas opositora y oficialista se superponían, la Guardia y la Policía desplegaron un nutrido contingente de efectivos antimotines secundados por tanquetas.

Muere joven herido de bala durante protesta

En un incidente confuso, un grupo de supuestos simpatizantes del oficialismo llegó para impedir una movilización opositora que se desarrollaba en un municipio de clase media de Caracas, dijeron diputados de la oposición y testigos.

La cuadrilla arremetió contra los manifestantes y se produjo un disparo que cegó la vida de Carlos Moreno, dijeron a Reuters tres fuentes oficiales. Fotos en redes sociales mostraron un charco de sangre en el lugar donde cayó el joven.

El estudiante universitario de 18 años no participaba de las protestas, dijo a Reuters un familiar suyo que se encontraba en la clínica donde más tarde falleció. Por el contrario, iba a jugar fútbol cuando lo alcanzó el tiro. El Ministerio Público inició las investigaciones del hecho.

“Nos están reprimiendo. Miles de venezolanos se movilizan a nivel nacional y el Gobierno se atrinchera en el centro de Caracas”, dijo el diputado opositor Juan Andrés Mejía.

“Seguimos en la calle de manera pacífica, dispuestos a asumir todos estos riesgos para lograr la libertad de Venezuela”, agregó rodeado de manifestantes con la bandera tricolor del país petrolero y carteles de “NO a la dictadura”.

A unos kilómetros de allí, una marea roja de decenas de miles de simpatizantes del Gobierno llenaba varias cuadras del centro de Caracas mostrando su respaldo a Maduro.

“Marchamos por la democracia, queremos vivir en paz”, dijo Jahil Marcano, un constructor de 48 años, que participaba en la concentración oficialista. “La gente de la oposición quiere mala vibra y problemas, así no se puede vivir”, agregó.

La oposición acusa a Maduro de ser responsable de la grave crisis que sufre el país, pero el mandatario socialista, que asumió en el 2013, ha rechazado los señalamientos y dice que es víctima de una “guerra económica”.

En el último mes, las manifestaciones antigubernamentales han sido reprimidas por las fuerzas de seguridad, con un saldo de cientos de heridos y cinco fallecidos, dos de ellos por heridas de bala de policías.