El Vaticano llamó este viernes al Gobierno venezolano a suspender la instalación de una asamblea constituyente e interpeló directamente a las fuerzas de seguridad para que eviten el uso de fuerza excesiva durante las protestas de la oposición.

Las actuales iniciativas, incluyendo a la Asamblea Constituyente, “crean un clima de tensión y conflicto y dan por sentado el futuro”, declaró la Secretaría de Estado del Vaticano en un comunicado, pidiendo que los cambios se eviten o suspendan.

La sede de la Iglesia Católica instó además a las fuerzas de seguridad de Venezuela para que eviten “el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza”. En cuatro meses han muerto más de 120 personas en hechos relacionados con las protestas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha defendido la creación del organismo, cuyos miembros fueron elegidos el domingo. Varios países han rechazado la medida que, dicen, busca extender el gobierno socialista de forma indefinida.

El comunicado del Vaticano llamó a buscar una solución negociada, que siga los mismos lineamientos que sentó la Santa Sede el año pasado cuando medió en las conversaciones entre el gobierno y la oposición de Venezuela.

El Vaticano llamó además a las autoridades venezolanas a respetar los derechos humanos y la actual Constitución del país.