Desde hace algunas semanas, el parque Simón Bolívar había sido cerrado al público para trabajar en los preparativos de la visita del Papa Francisco a Bogotá, pues en este lugar se realizó la misa campal a la que de un millón de creyentes.

Sin embargo, aunque ya pasó dicho evento y el Papa se despidió del país este domingo, el IDRD confirmó que el parque continuará cerrado hasta el próximo jueves con el fin de desinstalar el gran montaje de este evento.

Al lugar fueron llevados más de 1.000 baños portátiles para los asistentes, así como 50 capillas para la reflexión de los fieles, además de la gran tarima desde la que el Papa se dirigió a  los feligreses, las cuales deberán ser desmontadas.

Entre los beneficios estructurales que dejó la venida del Santo Padre a la ciudad fue la modernización de 450 luminarias del parque con tecnología LED y 503 de la calle 63.