A través de su página web la guerrilla del ELN denunció que debido al envío de nuevas tropas del Ejército al Chocó, se han incrementado los enfrentamientos diarios, lo cual pone en “peligro el proceso de liberación de Odín Sánchez, impide que se entregue la prueba de supervivencia de este retenido y coloca en riesgo la misma vida de esta persona”.

Así mismo indica que en la mesa de conversaciones de Quito, la Delegación de diálogo este grupo armado ha preguntado reiteradamente a la Delegación del Gobierno, si adelanta operaciones de rescate por la fuerza de este retenido; y la respuesta ha sido negativa.

El Gobierno dice que “privilegia la acción de la Comisión Humanitaria, para concretar el acuerdo hecho con el ELN, de liberarlo, antes de instalar la fase pública de conversaciones”, dice el documento.

Para finalizar señalan que con estas acciones al Gobierno del presidente Juan Manuel Santos no le importa la vida de Odín Sánchez o su liberación o que “fuerzas adversas a Santos, que operan dentro de las Fuerzas Armadas estatales, están persiguiendo un resultado trágico de este proceso de liberación del retenido”, añade.

Por su parte el jefe del equipo negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, señaló en su cuenta de twitter que solicitaron al ELN “una prueba fehaciente, cierta y pronta de la sobrevivencia de Odin Sanchez”.

Agregó que la obligacion de preservar y responder por la integridad de Odin Sanchez es exclusivamente del ELN y que “su entrega sano y salvo sigue siendo condición previa indispensable para dar inicio a las conversaciones formales”.

A raíz de la detendicón del político se produjo una crisis en el proceso de paz que  adelanta esta guerrilla y el Gobierno, ya que el Presidente Santos exigió su liberación para continuar con los diálogos.