Israel Ramírez Pineda alias ‘Pablo Beltrán’, líder de la delegación del Eln, destacó que el cese tenía como “objetivo primordial mejorar la situación humanitaria de la población, propósito no logrado, porque durante octubre crecieron las amenazas y el asesinato de líderes sociales y recrudecieron el tratamiento de guerra que el régimen da a la protesta social”.

En un video publicado por esa guerrilla, destacan que desde el 1 de octubre al 1 de noviembre, “no ocurrieron incidentes armados entre las partes; por la voluntad que mantenemos de evitarlos, pese a las operaciones de copar territorios, a donde antes no iban las fuerzas militares del gobierno”.

Desde Quito, Ecuador, el Eln asegura que seguirá buscando que desaparezca la persecución política contra las fuerzas alternativas. “Seguiremos empeñadps en que este cese contribuya al despegue de la participación ciudadana, necesaria para el logro de una solución política del conflicto”.

Finalmente, ‘Pablo Beltrán’ sostiene que ese grupo subversivo continuará manteniendo la lucha política en el país. “Haciendo a un lado el diálogo y la conciliación. Por esto crece la persecución política y se hace difícil lograr el objetivo trazado para este cese, de reducir la intensidad del conflicto”.