Con unas prótesis impresas en 3D, Romeiro Viuche recuperó la posibilidad de usar sus manos en lo que más le gusta. Las perdió luego de sufrir una descarga eléctrica en la ciudad de Villavicencio, donde se encontraba trabajando en construcción.

“Es algo nuevo para mí, por lo que espero hacer muchas cosas con las prótesis, me emociona pensar que podré volver a manejar mi moto. Gracias a los médicos del hospital, gracias al donante y a los que fabricaron mis manos”, dijo Romeiro.

Con un trauma craneoencefálico que lo mantuvo en estado crítico, Romerio fue trasladado al hospital Simón Bolívar, donde los médicos y especialistas le salvaron la vida y trabajaron en su rehabilitación.

En este centro asistencial, trabajadores sociales y terapeutas ocupacionales buscaron un ‘padrino’ para fabricar el par de prótesis y hacer posible que volviera a la vida.

Sus nuevos brazos llevan incorporados hilos y poleas, que cumplen la función de tendones artificiales y se activan con sencillos movimientos del paciente.

Fueron elaboradas en material PLA, un polímero biodegradable, resistente y ligero, fabricado con residuos de maíz.

Gracias a la atención y seguimiento oportuno que recibió en el hospital, este hombre de 27 años logró convertirse en el primer paciente de la red pública distrital en terminar su proceso de adaptación a unas prótesis de manos de este tipo.

Janet Durand Baquero, médica general del servicio de quemados de la USS Simón Bolívar, afirmó que es una gran satisfacción ver la evolución del paciente, quien tendrá una mejor calidad de vida.

“Lo que está viviendo Romeiro es un gran logro que nos tiene muy felices y contentos, porque podrá volver a hacer muchas cosas que hacía antes de sufrir el accidente. Este proceso se convierte en el primero en la red pública distrital, en un gran ejemplo a replicar en beneficio de nuevos pacientes”, destacó Durán.