De acuerdo con el relato de José Serrano, al prestar el servicio hacia el municipio de Mosquera, el pasajero le solicitó recoger a una persona más. Al interior del vehículo uno de los acompañantes desenfundó el arma y procedieron a hurtarle el automóvil.

Ante el robo, Serrano acudió a Uber con el fin de buscar ayuda, pero luego de la investigación por parte de esa empresa aseguraron  que “no se cumplieron con algunos términos y condiciones”.

Por su parte un experto en seguros dijo a Canal Capital que las aseguradoras no responden si se determina que el carro estaba prestando un servicio ilegal.