A partir del 1 de julio de 2018 todos los taxímetros, nacionales o importados, deberán cumplir con los requisitos de calidad exigidos por el reglamento técnico necesarios para garantizar medidas confiables y precisas en la prestación del servicio de taxi.  Por tanto, a partir de esa fecha los taxímetros nuevos que se instalen deberán contar con un certificado de conformidad que demuestre el cumplimiento de dichos requisitos.

Los taxímetros deberán ser instalados en talleres certificados que garanticen la correcta instalación y funcionamiento, y deben poner precintos que impidan la manipulación posterior del instrumento.

Los taxímetros también serán verificados por lo menos una vez al año por un organismo de verificación acreditado ante el Organismo Nacional de Acreditación – ONAC, quienes certificarán el buen funcionamiento del instrumento.

Los alcaldes municipales podrán establecer la gradualidad en que los taxistas tendrán que reemplazar los taxímetros en servicio que no cumplan con el reglamento técnico, pero en ningún caso este periodo de transición podrá ser superior al primero (1°) de julio de 2020.