Al término de la discusión, la Ministra de Trabajo Griselda Restrepo informó que seguirán las negociaciones. “Todavía quedan unas horas muy importantes –dijo–. El gobierno es bastante insistente en la posibilidad de una concertación que nos permita un acuerdo de salario”.

Por otro lado, representantes de sindicatos y algunos empresarios señalaron que las negociaciones no se habían terminado sino que se suspendían mientras el gobierno realizaba algunas consultas. Dijeron, además, que es posible que el salario para 2018 se ajuste por decreto, como ha sido desde el 2014. Se presume, de acuerdo tanto a sindicatos como a empresarios, que el aumento sería de 5%.

Los representantes de los trabajadores llegaron a la mesa con la aspiración de aumentar el salario entre 9% y 12%. Los empresarios querían un aumento de 4.7%. Ambas partes concertaron luego un 10% y un 5.1% respectivamente.

Sin embargo, Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del trabajo (CGT) dijo que había que mantener viva la esperanza de “poder llegar a un acuerdo en materia de concertación salarial. Si en esta oportunidad fracasa la mesa de concertación, yo creo que está herida de muerte la comisión”.

El argumento en el que loa sindicatos sostienen su petición es que la Reforma tributaría de 2016 golpeó la capacidad adquisitiva de los colombianos por lo que es necesario una compensación. A la última reunión, la llegó con una propuesta de aumento de 7%.