Carlos Andrés, un joven víctima del conflicto armado, fue elegido para representar a 250 mil estudiantes que lograron alcanzar sus sueños gracias a ‘Jóvenes en acción’, un programa que entrega un incentivo económico periódico a estudiantes de programas técnicos, tecnológicos y profesionales.

A través de esta iniciativa, se busca reducir la brecha que hay para acceder a la educación y contar con un apoyo económico para gastos complementarios que implica la vida académica. Desde su creación en el 2012 por parte del Gobierno Santos.

Ante más de 1.000 participantes del programa en todo el país, representantes del gobierno Nacional y directores de instituciones educativas y el presidente Juan Manuel Santos conmemoraron el quinto aniversario de este programa y reconocieron el esfuerzo de Carlos Andrés ante el resto de sus compañeros.

Este joven fue elegido debido a su desempeño académico y a su historia de vida. Es víctima de los paramilitares en San Joaquín, Cauca, cuando asesinaron a su padre, un líder comunitario propietario de una panadería, quien se negó a pagar una extorsión.

Luego de esto Carlos y su familia se mudaron a la capital del departamento, Popayán, donde con la ayuda de la Cruz Roja para desplazados sobrevivieron dos años, los cuales fueron muy difíciles para este pequeño que tan solo tenía 10 años y lo discriminaban en el colegio por ser víctima de la violencia.

Con la ayuda de `Familias en acción’, otro programa del Gobierno, su familia logró poner una tienda. Una vez graduado del Colegio, Carlos ingresó a la universidad del Cauca a estudiar derecho, allí curso cinco semestres.

Sin embargo sentía que su futuro estaba en la capital del país, así que con el esfuerzo de su madre logró llegar a Bogotá y entró a la Universidad Nacional a cursar la misma carrera, allí se enteró que los jóvenes beneficiarios de `Familias en acción’ podían acceder a ´Jóvenes en acción’.

El programa cuenta con 50 convenios vigentes firmados con diferentes Instituciones Públicas de Educación Superior y con el SENA y hace presencia en 99 municipios distribuidos en los 32 departamentos del país. La información de los candidatos, las notas y los requisitos los tramitan estas instituciones directamente con el Gobierno.

Carlos Andrés asegura que el programa le ayudó mucho, ya que adicional a la ayuda economía que recibía, la cual consistía en 400 mil pesos por permanecer en la universidad, 400 mil pesos para ayudas de la matrícula y 200 mil pesos en caso de un promedio superior a 4.0, asistía a talleres que le ayudaron a vencer su timidez y a ser más seguro de sí mismo.

Este año Carlos se graduó con honores y como el mejor de la promoción en derecho de la Universidad Nacional gracias a su promedio y a la publicación y traducción de su tesis sobre justicia social.

Actualmente este joven cursa una maestría en estudios políticos en la misma universidad, donde también trabaja dando clases. Además prepara su aspiración a una beca con Fullbright para estudios políticos en la Universidad de Harvard.

Para este año en `Jóvenes en acción se ofertaron 50 mil nuevos cupos, 35 mil en el SENA y 15 mil en Instituciones de Educación Superior de carácter público. El total de recursos destinados para esta nueva etapa superan los $45.000 millones de pesos.

En promedio un estudiante de una Institución de Educación Superior recibe al año $2 millones de pesos si se cumplen las condiciones mencionadas. Los jóvenes destinan el incentivo en su mayoría a gastos de transporte, alimentación y al pago del arriendo, cuando viven fuera de su municipio.

Se proyecta que para el fin del Gobierno del Presidente Santos, aproximadamente 270 mil jóvenes se habrán graduado del programa.

Jessica Bermúdez 
Periodista Canal Capital