La Unión Europea anunció el lunes nuevas sanciones contra siete funcionarios venezolanos de alto rango y argumentó que es una forma de expresar la preocupación del bloque por la crisis política en el país sudamericano gobernado por Nicolás Maduro.

La semana pasada se conoció que la UE tomaría esta medida, que introduce restricciones de viajes y congela activos a personas a cargo de las fuerzas de seguridad acusadas de abusos, particularmente durante protestas antigubernamentales que sucedieron en Venezuela durante el 2017.

Si bien la UE ya impuso un embargo de armas a Venezuela, no ha evaluado hacerlo con el petróleo o con el propio Maduro.

El crudo y los productos relacionados representan tres cuartos de las exportaciones de Venezuela a la Unión Europea. El país caribeño cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo, pero padece una inflación galopante y una severa escasez de alimentos.