La crisis que se vive en el país vecino ha hecho que muchos venezolanos decidan salir de su país en búsqueda de mejores oportunidades. Esto se evidencia en Bogotá, a donde cientos de personas han llegado con el fin de alcanzar estabilidad económica.

Sin embargo, hay una serie de requisitos que debe seguir cualquier extranjero que llegue a Colombia y pretenda incorporarse a la economía formal, entre los que se destacan tener un Permiso Especial de Permanencia, oficializado por la Cancillería y demostrar que tiene un contrato laboral vigente.

Tal es el caso de Jesús, un joven de 23 años que llegó a la capital en búsqueda de mejores ingresos que le permitan ofrecer una estabilidad a su esposa que está embarazada.

Cuando vivía en Venezuela trabajaba en la promoción y venta de planes recreativos para empresas. En Bogotá tiene dos trabajos informales, uno como repartidor de domicilios y otro como vendedor de tintos, labores a las que dedica largas jornadas.

“Ha sido difícil, pero no ha sido imposible, pues aunque no es fácil vivir en otro país, cuento con alguien que me apoya y me ayuda a salir adelante, eso lo hace un poco más sencillo. Si mi esposa no se hubiera venido conmigo, yo tampoco lo hubiera hecho”, asegura Jesús.

Con su llegada a Colombia, ambos han encontrado cierta estabilidad, pero esperan lograr el Permiso Especial de Permanencia, para poder estudiar y culminar una carrera universitaria. También mantienen la esperanza de que las cosas en su Nación cambien para regresar.

“Con lo que pueda lograr aquí, espero emprender algo en Venezuela y ayudar a mi país a que surja. No lo pensaría dos veces en regresarme”, resalta Jesús.

Según datos de Migración Colombia, los venezolanos son el mayor grupo de trabajadores temporales extranjeros en Colombia con un 18% del total, seguido por los ciudadanos de Estados Unidos (12,8%), Perú (7,8%) y México (5,9%).

El aumento en la demanda de empleo, con la creciente llegada de venezolanos, ha generado impacto en la calidad de la oferta de trabajo en varias ciudades de Colombia. Por ejemplo, se habla de salarios a la baja en sectores de mano de obra no especializada.

Expertos que han empezado a estudiar el tema proponen iniciativas solidarias con los migrantes venezolanos, por lo que recomiendan una intervención de las empresas privadas y el Gobierno, con el fin de generar un clima de gobernabilidad migratoria, que no solo se reduzca a darles un permiso de estancia.