El Gobierno de Venezuela negó el domingo la incursión de efectivos de sus fuerzas de seguridad en territorio de la vecina Colombia, en medio de unos ejercicios militares que organizó la nación miembro de la OPEP ante la amenaza de Estados Unidos de una posible acción militar.

El gobernador colombiano de La Guajira, Weildler Guerra, denunció en su cuenta en Twitter y en medios locales que guardias nacionales venezolanos ingresaron el sábado en la noche a la zona de Paraguachón, en el fronterizo departamento de La Guajira, donde habrían “despojado de dinero y celulares a varios ciudadanos”.

La denuncia podría agitar todavía más las tensas relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos, tras las críticas que ha formulado en las últimas semanas el presidente Juan Manuel Santos contra su par venezolano Nicolás Maduro, alineándose con la posición de Estados Unidos que impuso sanciones a Caracas para detener lo que considera una dictadura.

“Quiero rechazar todas las declaraciones regionales, locales que se han originado desde Colombia denunciando el paso de unidades militares de la Guardia Nacional, específicamente allá en el corregimiento de Paraguachón”, dijo el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, al canal estatal de televisión luego de finalizar una maniobra militar.

El funcionario, también citado por la agencia estatal de noticias AVN, expresó que las declaraciones del gobernador de La Guajira “son parte de una estrategia de provocación para generar un conflicto”.

Imágenes de la televisión estatal venezolana mostraron el domingo a militares en simulacros durante la segunda jornada del fin de semana del denominado “Ejercicio Cívico-Militar Soberanía Bolivariana 2017”, una actividad que fue cuestionada por líderes opositores por la participación de civiles.

El sábado, autoridades militares venezolanas informaron que en otro paso de frontera con Colombia seis personas murieron durante un enfrentamiento de las fuerzas armadas de Venezuela con un “grupo de violencia” denominado “Los Rastrojos”. Hubo una detenida.

EFECTO TRUMP

Los ejercicios militares se producen en respuesta a la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, quien dijo hace unos días que no descartaba una “opción militar” en Venezuela.

Trump firmó el viernes un decreto que prohíbe realizar negocios con nuevas emisiones de deuda del Gobierno de Venezuela y de su petrolera estatal, en un esfuerzo por cortar los fondos que sostienen a la “dictadura” de Maduro, según la Casa Blanca.

La oposición respaldó el domingo las medidas de Estados Unidos para ejercer presión contra el gobierno de Maduro, al que señalan como responsable de la crisis que enfrenta el país petrolero con una inflación de tres dígitos, escasez de medicamentos y alimentos.

“El pueblo de Venezuela no le permitirá escudarse en ninguna sanción internacional para eludir su responsabilidad por haber conducido al país al desastre actual”, señaló la oposición en un comunicado.

El Gobierno respondió lo que calificó como un “discurso cargado de odio y de violencia” de la oposición.

“Parece imposible de creer que un sector que hace vida política en la República Bolivariana de Venezuela, se muestre abiertamente servil a los intereses foráneos, y pida una intervención militar para nuestro país”, dijo el Ministerio de Comunicación en su página de internet.