El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció que aspirará a su reelección en marzo de 2018. Reuters

Putin, de 65 años, ha estado en el poder como mandatario o primer ministro desde el 2000. Si gana lo que sería su cuarto periodo presidencial en marzo, gobernaría por otros seis años hasta 2024.

“Presentaré mi candidatura para el cargo de presidente de la Federación de Rusia”, dijo Putin ante trabajadores de una fábrica de automóviles en la ciudad de Nizhny Novgorod, en el Volga. “Estoy seguro de que todo saldrá bien”.

Putin es señalado por sus aliados como una figura paternal para el país, que restauró el orgullo nacional y expandió la influencia de Moscú con sus intervenciones en Siria y Ucrania. Pero los críticos sostienen que dirige un sistema autoritario corrupto y lo acusan de anexar Crimea de forma ilegal, una decisión que aisló a Rusia.

El desafío para Putin no es el resto de los candidatos -ya que ninguno parece en condiciones de vencerlo-, sino movilizar a un electorado que ha dado muestras de apatía para que haya una gran concurrencia a los urnas, que es lo que da legitimidad en el sistema político ruso.

Si es reelecto, Putin deberá decidir si mantiene a Dmitry Medvedev como primer ministro o elige a otra persona. El designado en ese puesto es visto usualmente como el aparente heredero del mandatario.