El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) abrió proceso sancionatorio contra el consorcio Peatones Go, encargado de la peatonalización de la carrera Séptima entre la Avenida Jiménez y la calle 26, y entre la Casa de Nariño y la Plaza de Bolívar.

Según el IDU, este constructor tiene problemas financieros y ha incumplido con el cronograma de la obra. Esta construcción beneficia directamente a más de un millón de personas que diariamente se movilizan por esta zona, tiene un valor total de $41.821 millones de pesos, y contempla la construcción de 33.520 metros cuadrados de espacio público y 1.1 kilómetros de ciclorruta.

La obra de la Fase II de la Séptima peatonal, según el IDU, tiene un retraso del 16 %, porcentaje que según la entidad es recuperable si el contratista logra aumentar el número de trabajadores luego de la inyección de dinero de su nuevo socio.

Buggy Rollin

¿Te atreverías a bajar una montaña usando ruedas en todo tu cuerpo? Descubre la fantástica historia del Buggy Rolling en nuestro país → Más historias en conexioncapital.co

Publicado por Canal Capital en Domingo, 9 de diciembre de 2018

“Cuando llegamos a la Alcaldía, le faltaban nueve estudios necesarios para su construcción y fue necesario suspender el proceso. Logramos sacarla adelante a pesar de las serias dificultades que tenía, y no vamos a permitir que el incumplimiento de los contratistas afecte al Distrito y a los ciudadanos”, dijo Yaneth Mantilla, directora del IDU.

Según el alcalde Enrique Peñalosa este contrato fue una herencia del anterior Gobierno.

“Ese es un contrato que nosotros recibimos de la pasada Alcaldía como muchos otros (…) estos contratistas ahora resulta que se quedaron después de que le hicimos una serie de ajustes y demás a la obra. Ahora resulta que tienen problemas financieros, entonces, vamos a ver si consiguen ellos, alguien que los sustituya y que continué con la obra”, expresó el alcalde.

En caso tal de que no encuentren quien los sustituya, Peñalosa aseguró que tocaría declararle la caducidad a estos contratistas, dejándolos así inhabilitados para contratar por muchos años con el estado.

Por: Jessica Cedeño.