esto dijo Andrés Felipe en carta pública
Foto de: Kienyke

"Es tan descabellada mi condena que los particulares que realmente estafaron al programa Agro Ingreso Seguro no pagaron ni un solo día de cárcel”, aseguró este martes Andrés Felipe Arias, exministro de Agricultura, en una carta abierta a los colombianos, enviada desde una cárcel federal en los Estados Unidos, en la que lleva 382 días de prisión.

Arias, quien fue condenado en el 2014 por estar involucrado en uno de los mayores escándalos de corrupción del país y quien espera solución a su situación jurídica, calificó esto como un “secuestro” y la actuación de la Sala Penal de la Corte Suprema como una “vendetta” en contra del uribismo.

El exministro dijo que es la tercera vez que se encuentra preso por un delito que no cometió y que eso lo está pagando con su libertad y la paz de su familia. Además, indicó que esto es producto del odio político y la corrupción de los jueces que lo condenaron en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

“Usted podrá o no estar de acuerdo con mis ideas políticas, o con las del gobierno que serví y defendí. Puedo no ser de sus afectos, pero le pido que por un momento deponga sus prejuicios y escuche lo que tengo que decir”, solicitó.

Afirmó que jamás robó “un solo peso” y que tampoco permitió que otros robaran. Su condena (de 17 años) la calificó como “injusta” y explicó que no está relacionada con la desviación de recursos del Ministerio de Agricultura a su favor o por sus actividades electorales, sino por convenios que suscribió.

Lea también: Los políticos que sorprendieron con su asistencia al cumpleaños del Partido Conservador

“Mi condena obedece a tres convenios que suscribí, como ministro, con un órgano adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA) para operar el programa Agro Ingreso Seguro; convenios jurídicamente idénticos a más de 130 que fueron suscritos durante los últimos 25 años entre el Ministerio y el mismo organismo de la OEA”.

Además, dijo que “no es fortuito” que la Sala Penal que lo condenó sea la misma del “Cartel de la Toga” y calificó a estos como “un grupo de jueces mayoritariamente corruptos” e ilegítimos. “Son muchos los testimonios los que corroboran la forma deshonesta en que actuaban la mayoría de magistrados de dicha Sala”, sostuvo.

El exministro mencionó que los detractores del gobierno al que sirvió deben reconocer que “algo está podrido” cuando la justicia es utilizada para “saldar odios y cuentas políticas”. “La injusticia cometida en mi contra no solo es una tribulación aguda, cruel y dolorosa para mi familia y para mí. Es, además, una lesión irreparable a los pilares del derecho, la libertad y la justicia de todo un país”, resaltó.

En la carta también cuestionó la participación de los exmiembros de las Farc en el Legislativo. “Cómo entender que personas que hasta hace poco asesinaban, secuestraban y narcotraficaban en los montes de Colombia, hoy ostenten curules en el Congreso de la República”, mientras él “sin haber cometido delito alguno” sigue encarcelado y despojado de sus derechos políticos de por vida.

“Aún así, preservo mi fe en Dios. Rendido solo ante él, seguiré luchando contra este secuestro. Lo tengo que llamar así porque, aunque se cubra de ropaje institucional, secuestro es secuestro; y el dolor causado por ello a mi esposa y mis hijos también es dolor”, finalizó.

En alianza con Kienyke