En el Congreso se está definiendo quiénes serán los integrantes de la Comisión de Ética que tendrá que resolver si la bajada de pantalones en plena posesión, amerita o no una sanción.

Para muchos, lo que hizo Mockus fue un simple acto pedagógico, muy a su estilo, con el fin de que los congresistas guardaran silencio y escucharan la sesión. Pero para otros, lo del exalcalde de Bogotá fue una amenaza a la dignidad del Congreso y merece una amonestación como mínimo.

Mockus no la tendrá fácil, pues partidos como la Alianza Verde, el Polo y la Farc, que lo respaldan, no tendrían asiento en esa Comisión de Ética, según se comenta en el propio Congreso.

En el caso de la Comisión de Acusaciones, que por ley investiga las denuncias penales contra el presidente, estarían los liberales, el Centro Democrático y Cambio Radical, además de La U y los conservadores.

Por: Laura Anzola.