El Acueducto de Bogotá apeló el fallo del juez que suspendió la adjudicación para la licitación del parque San Rafael. Para la entidad, el togado aplicó el principio de planeación sin soportes técnicos.

De acuerdo con la empresa de Acueducto y Alcantarillado de la ciudad, la decisión de frenar la adjudicación para la licitación del parque San Rafael no tuvo argumentos sólidos, pues el juez sostuvo en el auto que aún no se tiene certeza sobre cuáles serían los impactos negativos de esa obra en el medio ambiente.

"El proceso de selección para la adecuación del parque cuenta con la debida estructuración técnica, financiera y jurídica, ajustada a la normatividad que reglamenta la materia y en la que se tuvo en cuenta los determinantes ambientales para el manejo y regulación del área de reserva forestal protectora El Sapo todo dentro del marco del plan de manejo ambiental vigente", dice el comunicado.

En la apelación, el Acueducto también sostiene que los demandantes no probaron los efectos negativos de la obra, por lo cual suponen que no habrá daño a la naturaleza.

Lea también: Abecé del acuerdo para salvar el SITP

"La ejecución del parque constituye una obligación de carácter legal en la cual la empresa de acueducto debe compensar a través de esta obra al municipio de la calera y su comunidad por la afectación del embalse San Rafael. Detener el proyecto expondría injustificadamente a un riesgo inminente de vulneración de una serie de derechos colectivos", agrega el comunicado.

La medida cautelar fue adoptada por el juez sexto administrativo del circuito de Bogotá el pasado 6 de mayo.

Por: Juan David Amaya