Las autoridades hacen un llamado sobre el mantenimiento de uno de los aparatos que con mayor frecuencia usamos y al que no le prestamos mayor atención: los ascensores.

Según cifras del Idiger, durante 2018 en Bogotá hicieron 3.780 visitas a establecimientos comerciales, edificios residenciales y oficinas para verificar el estado de seguridad. Pero el resultado implica que sólo el 34 % de los lugares visitados cumplen con los requisitos.

A simple vista un ascensor solamente tiene los botones que indican cuál es el piso al cual usted va, el botón de cerrar y abrir la puerta y el botón de emergencias, pero el sistema es más complejo.

"Están los rieles por donde se desliza la cabina, está la parte de arriba donde nuestros técnicos suben a la cabina y pueden hacer un excelente mantenimiento, está la parte de sobrerrecorrido, dónde se encuentra la máquina de acción de frenado, está la parte de abajo del pozo en dónde se encuentran unos soportes en caso de que la cabina se caiga, esta se pueda soportar ahí", dijo Adriana Mejia, directora de mantenimiento de ascensores

Cada ascensor tiene 12 sistemas de seguridad, que garantizan la idoneidad del transporte de los usuarios y como cualquier vehículo, debe tener mantenimiento y actualizaciones, en el caso de los ascensores esa revisión debe ser cada mes.

"Es indispensable revisar los componentes de seguridad, lubricar los componentes, revisar los frenos y esto sólo se logra con personal especializada.  Adicionalmente cada año hay una inspección de seguridad un poco más amplia y cada cinco años hay unas pruebas por ultrasonido en donde detectamos cierto componentes de desgaste que son reemplazados y verificados por el personal técnico", agregó la directora.

Cifras del Idiger señalan que en Bogotá la seguridad de los ascensores ha mejorado. En 2016 solamente el 12 % de los lugares visitados cumplían con las especificaciones de uso.  En 2017 la cifra llegó a 25 % y para 2018 el resultado subió a  34 %. En Colombia se estima que el 45 % de los ascensores tienen más de 20 años de uso.

Por: Lina Caro