Este lunes compareció ante los tribunales de Oslo el noruego Philip Manshaus, de 21 años, detenido el pasado sábado por el ataque a la mezquita del Centro Islámico Al-Nur de la comunidad afgana en Barum, Noruega, por cargos de asesinato y "ataque terrorista".

En su primera aparición ante la prensa, llamó la atención la sonrisa de Manshaus ante las cámaras, además de las contusiones e hinchazones en su cara.

Según el periódico noruego VG, Manshaus llevó a cabo el ataque terrorista contra la mezquita después de asesinar a su media hermana de 17 años.

El fiscal pidió que extendieran su detención por otras cuatro semanas, mientras Manshaus rechazó los cargos en la corte.

Ciudadano afgano es nombrado héroe

La policía noruega declaró como héroe a Mohammad Rafique, un ciudadano afgano de 65 años de edad que evitó una posible masacre tras enfrentarse con el atacante durante el suceso.

En una declaración del Departamento de Policía de Noruega, se le agradeció a Rafique por intervenir inmediatamente contra el atacante y no permitir su acción.

Según la información del diario noruego VG, Rafique abrazó al atacante para impedirle que disparara.

El atacante puso su dedo en los ojos de Rafique y este lanzó un puñetazo al atacante intentando quitarle las escopetas de las manos; en el enfrentamiento Rafique resultó herido pero frustró el ataque de Manshaus.

Anadolu.