Federica Mogherini, la alta representante de la Unión Europea, afirmó que el atentado perpetrado por la guerrilla del Eln con un carro bomba en Bogotá, el pasado jueves, no va a afectar la implementación del Acuerdo de Paz pactado por el Gobierno de Colombia y la agrupación desmovilizada de las Farc en noviembre de 2016.

“Nosotros estamos firmemente al lado de nuestros amigos colombianos y también tenemos el compromiso del presidente Duque de que esto no va a tener un impacto o afectar la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc, que como ustedes saben, estamos acompañando y apoyando incluso en esta fase", sostuvo Mogherini este lunes durante una rueda de prensa en Bruselas.

Mogherini aseguró que la Unión Europea y todos sus Estados miembros condenan el atentado del Eln “en los términos más enérgicos” y le pidió a la guerrilla que ponga fin a la práctica del secuestro.

El atentado en Bogotá sucedió al interior de la Escuela de Cadetes General Santander y dejó 21 personas muertas y 68 heridos. El lugar donde ocurrió la explosión es un centro de formación de los futuros oficiales de la Policía.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

El Eln reconoció en la madrugada de este lunes la autoría del atentado en un corto comunicado en el que afirmó que se trata de un acto de represalia hacia los avances de la fuerza pública sobre sus unidades.

La guerrilla indicó que el atentado a su juicio fue lícito “dentro del derecho de la guerra”. “La Escuela de Cadetes de la Policía Nacional es una instalación militar. Allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate”, afirmó.

Al final del comunicado, el Eln le pidió a Duque que envíe una delegación del Gobierno a La Habana para reactivar los diálogos de paz.

El presidente colombiano, el pasado viernes, levantó la suspensión de órdenes de captura contra los negociadores del Eln que están en La Habana y le pidió al Gobierno de Cuba que detenga a los líderes guerrilleros.