Se cumplen dos años de la muerte de Yuliana Samboní, la menor de edad que fue abusada y asesinada por el arquitecto Rafael Uribe Noguera, en un apartamento al norte de Bogotá.

El 4 de diciembre de 2016 la familia de Yuliana la buscaba desesperadamente, un posible secuestro, terminó en tragedia. La menor de edad jugaba en frente de su casa en el barrio Bosque Calderón, en Chapinero. Un hombre en un vehículo la rapta y se la lleva para su casa ubicada en el edificio Equus 66.

Los videos de seguridad ayudaron a identificar la camioneta y el lugar donde fue llevada Yuliana. En el edificio las autoridades la encontraron sin vida con signos de abuso sexual y tortura.

Viaje a la nostalgia

¿Quién no soñó con que llegara la noche del 24 de diciembre para recibir un hermoso juguete de madera? Bievenidos a este viaje a la nostalgia www.conexioncapital.co

Publicado por Canal Capital en Viernes, 30 de noviembre de 2018

“La causa de la muerte de la menor de siete años corresponde a una asfixia mecánica correspondiente a asfixia por sofocación y estrangulamiento y que en el cuerpo de menor se han obtenido abundantes evidencias que demuestran que fue objeto de abuso sexual”, dijo Carlos Valdés, director de Medicina Legal.

La rapidez en la investigación y las labores de Medicina Legal para determinar las causas de la muerte de la niña, ayudaron a identificaron al autor del hecho. Se trataba de Rafael Uribe Noguera, quien había sido llevado a la Clínica Navarra por sus hermanos por supuestas complicaciones de salud. En el centro asistencial un juez le dictó orden de captura.

El 7 de diciembre Rafael Uribe Noguera fue trasladado desde la Clínica Navarra bajo un fuerte esquema de seguridad, hasta el complejo judicial de Paloquemao, debido a que los indignados ciudadanos lo esperaban al ingreso para lincharlo.

“Es una tragedia horrorosa, nosotros precisamente hemos hecho toda clase de campañas y de esfuerzos para proteger para que la niñez sea sagrada y nos duele infinitamente este acto demencial”, afirmó Enrique Peñalosa , alcalde mayor de Bogotá. 

El sábado 10 de diciembre en la noche, Rafael Uribe Noguera fue trasladado a la cárcel La Picota, pero horas después decidieron trasladarlo al centro de reclusión Tramacúa, en Valledupar, donde son recluidos los hombres que cometen delitos contra los menores de edad.

La otra cara de este crimen la tienen los hermanos Noguera. Catalina Uribe Noguera y Francisco Uribe Noguera, quienes según las autoridades se prestaron para esconder el crimen de Yuliana Samboní, haciendo pasar a su hermano por supuestos problemas de salud. En estos momentos los hermanos Noguera están siendo investigados ya que el pasado 12 de septiembre de 2018 un juez revivió las pruebas claves contra los hermanos del arquitecto.

Hoy dos años después, los padres de Yuliana la recuerdan en el departamento del Cauca, lugar a donde decidieron regresar para seguir con su vida y tratar de olvidar el atroz crimen. Yuliana Samboní es el referente para decir “No al feminicidio”.

Por: David Ferro