• Lograron incautar cerca de 20.000 dosis que iban a ser distribuidas en bares.
  • Las autoridades de Cundinamarca han reducido un 12 % el homicidio este 2018.

La Policía de Cundinamarca desarticulo la banda Los Chuspas, integrada por 24 personas, dedicada al tráfico de estupefacientes en el municipio de Soacha.

Según las autoridades, estas personas camuflaban el estupefaciente en cápsulas y lo distribuían en establecimientos nocturnos.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

“Luego de varios meses de investigación se logró determinar su participación en al menos 10 homicidios y de igual manera, lo que tiene que ver con la distribución de estupefacientes, específicamente en el municipio de Soacha y las localidades de Ciudad Bolívar y Bosa”, aseguró Germán Jaramillo, subcomandante Policía de Cundinamarca.

Según las autoridades, durante los meses de investigación se realizaron 26 allanamientos donde capturaron a los líderes de la organización criminal.

“Durante los allanamientos que se realizaron se lograron incautar cerca de 20.000 dosis que iban a ser distribuidas, especialmente en zonas de rumba, bares discotecas, principalmente por parte de estos delincuentes”, dijo Jaramillo.

Lo más grave, aseguró el subcomandante de la Policía Cundinamarca, fue que encontraron menores de edad que pertenecían a la banda.

“Estas estructuras delincuenciales, vinculan a jóvenes también para la distribución y comercialización de estupefacientes. Estos jóvenes se encuentran de igual manera dentro del proceso investigativo, que ya le corresponde a la jurisdicción especial de infancia y adolescencia, para determinar su grado de responsabilidad”, finalizó diciendo el subcomandante de la Policía de Cudinamarca.

En lo que va de 2018, las autoridades de Cundinamarca han reducido un 12 % el homicidio, debido a la desarticulación de más de nueve estructuras de tráfico de estupefacientes. Todas las personas capturadas fueron puestas a disposición de las autoridades judiciales.

Por: Carolina Beltrán