Mediante una ceremonia religiosa, los familiares de Carlos Horacio Urán, magistrado auxiliar del Consejo de Estado y víctima de la toma y retoma del Palacio de Justicia en 1985, recibieron por tercera vez el cuerpo de su ser querido, luego de que la Fiscalía y Medicina  Legal adelantaran estudios para confirmar la identidad. En medio de cantos, le rindieron un homenaje y dignificaron su memoria.

En el 2014 la Fiscalía había ordenado una segunda exhumación del cuerpo de Urán, para realizar estudios que permitieran identificar plenamente su identidad, debido a que se registraron errores sobre cuerpos mezclados y mal entregados. Este sábado se revelaron los resultados que confirman que el cuerpo que la familia enterró por primera vez, luego de la toma, se trata del magistrado.

“Estamos ante la realidad absurda de estar enterrando a mi papá por tercera vez, esto se debe a que el Estado ha hecho todo por obstruir la posibilidad de sacar todo a la luz, de hacer justicia y no ha habido continuidad en el caso”, dijo Anahí Urán, hija de la víctima.

Este hecho revivió la historia de la familia Urán Bidegain, que durante más de 20 años creyó que el magistrado había fallecido en medio de un intercambio de disparos en el primer piso del palacio, hasta que un noticiero de televisión reveló un video donde se observa a Urán saliendo del edificio, escoltado por militares.

Aunque la familia conoce algunos resultados de las investigaciones sobre la muerte de su ser querido, que revelan que fue desaparecido y asesinado extrajudicialmente, no descansarán hasta que se conozca toda la verdad.

Por ahora, la lucha de los familiares continúa hasta que haya responsables directos frente a este caso y el de los demás desaparecidos del holocausto del Palacio de Justicia.

Por: Ana Milena Mendoza.