Un año después de la condena contra José Miguel Narváez, exdirector del DAS, declarado culpable de ser el autor intelectual del asesinato de Jaime Garzón, la familia del humorista  apeló la decisión ante la Corte Suprema de Justicia, para que defina si el asesinato fue o no, un crimen de lesa humanidad.

El 14 de agosto de 2018 fue declarado culpable el exdirector del DAS, acusado de convencer al exjefe paramilitar, Carlos Castaño, de que el periodista y comediante Jaime Garzón, no era solo un intermediario ante la liberación de secuestrados por la guerrilla del Eln, sino que además pertenecía activamente a la misma al compartir sus ideas políticas.

Para la familia, esta fue una noticia agridulce, puesto que aunque Narváez fue declarado culpable, la Corte Suprema de Justicia tomó la decisión de afirmar que su asesinato fue un caso aislado, y que por ello, no cumple las características para ser declarado como un crimen de lesa humanidad.

Ello minimizaría el tiempo permitido por el ente investigador para continuar con la indagación del homicidio, el cual concluiría en el año 2021.

De igual forma, en mayo de 2018 se suspendieron varias audiencias contra el coronel Jorge Eliécer Plazas Acevedo, exjefe de inteligencia de la Brigada XIII del Ejército, acusado de realizarle al humorista, varias investigaciones y de brindarle esa información a líderes paramilitares.

Lea también: Se cumplen 20 años del asesinato de Jaime Garzón

Por eso, el mismo año firmó un acta de compromiso para ser juzgado por la Justicia Especial para la Paz, afirmando que sus crímenes deben ser considerados dentro del contexto del conflicto colombiano. Sin embargo, su solicitud fue rechazada y será sometido a la justicia ordinaria.

Aunque aún permanece abierto, 2019 ha sido un año complicado para el caso. El Tribunal Superior redujo cuatro años la condena contra Narváez, y a Plazas Acevedo, aunque la Procuraduría  y la Fiscalía pidieron su condena en febrero, aún no se ha establecido una pena seis meses después. Además, la Corte Suprema reafirmó su intención de no declarar el caso  de lesa humanidad.

Marisol Garzón, hermana del humorista, declaró que aún se encuentran expectantes a que su hermano encuentre justicia y además menciona que para ella, el asesinato de Jaime fue un crimen de Estado y que todos estos años se han esforzado por entorpecer el proceso.

Por: Sebastián Benavides