Foto: Alcaldía de Bogotá

Días sin dormir y escoger entre fotocopias o almuerzo, correr para las clases y la exigencia académica llevaron a Fernanda Forero a dudar sobre si continuaba o no la universidad ya que el desplazamiento desde Cota hasta el centro de Bogotá le tomaba más de tres horas.

Lo mismo le pasaba a Viviana Iriarte, una estudiante de Los Andes que vivía en Ibagué y se tuvo que trasladar a una de las residencias universitarias cerca al claustro. En el lugar no conocía a nadie y adaptarse no fue fácil.

Lee también: Bogotá, la ciudad de oportunidades para estudiantes extranjeros

Estudiar en Bogotá es una oportunidad para los jóvenes pues encuentran todo lo que necesitan y no cambiarían el hecho de la presencialidad pese a todas las dificultades.

Con la pandemia y la virtualidad, estudiantes como Viviana y Fernanda hoy están con su familia y reciben clases desde sus hogares, sin embargo, aseguran que vivir cerca al lugar de sus estudios es otro de los privilegios que tiene la capital.

Te puede interesar: Ayudas económicas para los contagiados con COVID-19

Aquí la nota completa: 

 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.