Hace algunos años, cuando no teníamos tanto acceso a la tecnología, el maltrato era algo un poco más normalizado. De hecho, si le preguntas a tus papás seguramente te van a decir que ni siquiera se conocía la palabra bullying. En cambio hoy en día, como todo está a un click de distancia, es mucho más fácil acceder a la información y también reconocer y enfrentar situaciones de acoso.

Sin embargo, ese mismo acceso a la tecnología (que es muy bacano porque nos permite estar cerca de nuestrxs amigxs, jugar, interactuar en redes sociales, encontrar la música que nos gusta, etc), también nos ha llevado a tener no solo una presencia física, sino también una digital.

En el 2022, según el Informe Global sobre el Entorno Digital, 4.950 millones de personas son usuarias de internet en el mundo y el 53.6% de la población mundial utiliza redes sociales. Eso quiere decir que todas esas personas tienen al menos un perfil y a eso es a lo que nos referimos con presencia digital.

Otro dato súper interesante de este informe, es que pasamos más o menos siete horas del día en internet, donde todo el tiempo estamos compartiendo información e interactuando con otras personas, lo que ha hecho que el bullying también traspase las barreras de lo físico convirtiéndose en el ciberbullying o ciberacoso, que según la Unicef se trata del maltrato o intimidación a través de las tecnologías digitales, con el fin de generar miedo, rabia, humillación o atentar contra la seguridad de otras personas.

Como cualquier otra forma de maltrato, el ciberbullying puede llegar a tener grandes consecuencias en la vida de una persona víctima, con afectación emocional y psicológica que deben tratarse con un correcto acompañamiento.

¿Cómo identificar el ciberbullying?

Hay momentos en los que entre amigxs nos hacemos chistes o comentarios que no tienen la intención de ofender o afectar, pero para que reconozcas el ciberbullying fácilmente, vamos a compartir esta cita de Unicef:

“Si te sientes herido o piensas que alguien se está riendo de ti y no contigo, entonces la broma ha ido demasiado lejos. Si continúa después de que le hayas pedido a esa persona que no lo haga más y sigues sintiéndote molesto, podría tratarse de acoso. Llámalo como quieras: si te sientes mal y el problema continúa, entonces vale la pena buscar ayuda. Detener el ciberacoso no se trata solamente de denunciar a los hostigadores; también se trata de reconocer que todos merecemos respeto, en línea y en la vida real”.

Además de esto, hay que tener en cuenta que no existe un solo tipo de ciberbullying, de hecho son varios y todos impactan de una manera diferente en la vida de las personas. Aquí te vamos a explicar los más comunes, o a los que estamos más expuestxs:

  • Flaming: Envío de insultos y calumnias.
  • Grooming: Es cuando una persona adulta engaña a unx niñx con el propósito de abusar o intimidar sexualmente.
  • Enmascaramiento: Crear una identidad digital falsa para acosar o molestar a alguien.
  • Doxing: Revelar sin su consentimiento información sensible o personal sobre alguien para avergonzarlo o humillarlo.
  • Fraping: Utilizar las redes de otra persona para publicar contenido inapropiado con su nombre.
  • Trolling: Molestar a otras personas con comentarios malintencionados.
  • Phishing: Engañar a una persona a través de su correo para que entregue información como claves y demás.
  • Sexting: Enviar mensajes o imágenes sexualmente explícitas a través del celular.
  • Dissing: Arruinar la reputación de una persona a través de publicaciones que incluyan información cruel.

¿Cómo cuidarte y a quién acudir si necesitas ayuda?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que cada cosa que subes a internet se queda allí por siempre. Incluso si borraste algo, en la nube va a seguir existiendo. En esa medida lo mejor que puedes hacer es ser muy cuidadosx con el contenido o la información que publicas, y tener en cuenta algunos tips como:

  •  No compartir información personal: números de teléfono, el lugar en el que estudias, dónde vives o a dónde vas a ir.
  •  No interactúes con personas que no conozcas, nunca sabes quién se esconde detrás de la pantalla.
  • Configura la privacidad de tus redes sociales o las plataformas que usas.
  • Recuerda que tienes la opción de bloquear o silenciar a alguna persona en caso de que así lo quieras.

Si en algún momento sientes que tú o alguien que conoces está siendo víctima de ciberbullying, lo primero que tienes que saber es que no estás solx y siempre que lo necesites puedes buscar ayuda. Aquí te vamos a dar algunas herramientas que te servirán.

  • Habla con un adulto de confianza, bien sean tus padres, profes, tixs, abuelxs, etc.
  • Comunícate con la línea gratuita nacional 114 del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y cuenta lo que está pasando.
  • Ve a un CAI y denuncia ante la Policía Nacional.
  • Llama a la Línea Salvavidas (3117668666) de la Fundación Sergio Urrego, donde también te brindarán todo el acompañamiento que necesitas.

Además, en el especial web de Valentine tenemos también algunas guías que seguro van a ser muy útiles:

Finalmente, aquí te compartimos esta página de Unicef, en donde hay una serie de preguntas y respuestas relacionadas con el ciberbullying, que además fueron trabajadas con las principales redes sociales: Facebook, Instagram y Tik Tok.

En este parche vamos a seguir cuidándonos y ayudándonos para juntxs decir #NoMásBullying.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.