Según el Instituto Nacional de Salud, Colombia tuvo una tasa de ocho donantes por millón de habitantes durante el último año, sin embargo, la cifra no ha aumentado ni disminuido en los últimos años. 3.000 pacientes están en lista de espera en el país, de los cuales cerca de 2.300 están a la espera de un riñón.

Desde mediados del 2016, con la ley 1805, los colombianos son donantes de órganos potenciales y la decisión ya no depende de la familia. “Si tu tienes una voluntad positiva frente a temas de donación hay que manifestarlo abiertamente a la familia, y si tienes una decisión negativa debes manifestarlo ante un notario. Este documento debe subirse a la página web del Instituto Nacional de Salud”, cuenta Yazmin Arias, coordinadora de la Red de Donación y Trasplantes.

Pese a la implementación de la ley, las donaciones y trasplantes no han tenido un aumento significativo, pero ¿cuáles son los factores que lo han impedido? 

Arias explica que esto está relacionado directamente con la atención en salud y el número de coordinadores de donación que existen en el país. “Si cada IPS con una unidad de cuidado intensivo tuviera un médico especialista en donación, quizá esas cifras pudieran moverse un poco más a favor”, afirma la experta.

La Red de Donación y Trasplantes resalta que el tema debe ser tratado en el entorno familiar y generar una cultura ciudadana basada en la donación voluntaria. La organización cree que estos temas deben ser naturales y las decisiones deben quedar expresadas y que todo sea acogido por los familiares. 

Actualmente los órganos más requeridos en Colombia son los riñones, le siguen el hígado, pulmones, corazón, y, asimismo, los tejidos oculares.