Diferentes intervenciones artísticas del colectivo de mujeres muralistas crearon una galería para proteger a quienes pasan por un puente de Bogotá. Con sus obras, especialmente dedicadas a las mujeres que han sido víctimas de abusos, este lugar considerado un punto de inseguridad de la ciudad, se convierte en un sitio lleno de arte.