Foto: Prensa Alcaldía Mayor de Bogotá.

Desde el colegio La Felicidad, en la localidad de Fontibón, el alcalde Enrique Peñalosa, acompañado por reconocidos chefs, presentó los 20 nuevos menús que disfrutan desde ya estudiantes de 35 colegios oficiales de la ciudad.

“La Secretaría de Educación ha invitado a los mejores chefs para que contribuyan a mejorar la alimentación escolar en la ciudad. Es muy lindo lo que se ha venido haciendo, porque se busca que la comida sea más saludable y con más color”, señaló Peñalosa.

Más de 10.500 estudiantes se deleitan con recetas como carne de res a las finas hierbas, estofado campestre, carne de cerdo en salsa de pimentón dulce, plátano tentación, así como ensaladas rusa, hawaiana o espinaca y fresas.

“La alimentación es muy rica, nuestros almuerzos tienen ensalada, la proteína, arroz y jugo. Es muy importante que nosotros comamos saludable, porque evitamos sufrir enfermedades desde pequeños, además comer saludable es vida”, expresó Salomé Sarmiento Arias, estudiante de grado quito de este colegio.

Para crear estas nuevas preparaciones la Secretaría de Educación realizó durante 2017 una encuesta de percepción y aceptación de los menús entregados en comedores escolares, para conocer el nivel de aceptación de los almuerzos por parte de los estudiantes.

“En este ejercicio, que se realizó en 112 sedes educativas, encontramos una aceptación del almuerzo escolar del 95 %. Sin embargo, al desglosar la información, vimos que las preparaciones que tienen menor aceptación en los estudiantes son las ensaladas, las verduras y las preparaciones de tubérculos y carnes, porque para la mayoría de los encuestados, las preparaciones se repetían, no tenían mucho color y en ocasiones eran insípidas”, explicó María Victoria Angulo, secretaria de Educación.

A raíz de esto la Secretaría convocó a los mejores chefs de la ciudad para que les ayudaran a mejorar los menús de desayunos y almuerzos que a diario reciben los estudiantes de la ciudad.

“Nosotros cocinamos y enamoramos a la gente con nuestro oficio. Esta es una oportunidad muy linda para llegarles a más de 160.000 niños, con una alimentación que ya era nutritiva, pero ahora mucho más buena con más sabores y texturas. Esto hace un cambio social tremendo. Para mí es uno de los proyectos más lindos que he hecho en mi vida”, señaló el chef Jorge Rausch.

De esta manera, en diciembre del año pasado, en compañía de Rausch, la Secretaría de Educación seleccionó 20 recetas que incluían nuevos ingredientes y un mejor manejo de procedimientos.

Como parte de esta experiencia se creó un recetario con menús fáciles de preparar para que los padres desde sus casas puedan hacer comidas saludables y ricas para los estudiantes.

“Hay capacitaciones para los padres de familia. La cocina es un arte y es muy importante que los niños y padres aprendan a cocinar de manera sana y esto comienza en el colegio”, recalcó el mandatario de la ciudad.

 

Alimentación escolar en Bogotá, un ejemplo a nivel nacional

Mientras que en el país el Programa de Alimentación Escolar (PAE) se ha visto inmerso en problemas de corrupción e irregularidades, Bogotá se ha convertido en ejemplo a nivel nacional e internacional por sus buenas prácticas de contratación y transparencia.

“Parte muy importante de nuestros esfuerzos en educación ha sido mejorar la alimentación escolar. Hemos dado peleas gigantes para cambiar el esquema de contratación. Aquí tenemos el programa de alimentación más grande que hay en Colombia, una inversión de más de medio billón de pesos al año”, afirmó el alcalde Enrique Peñalosa.

Como parte de este compromiso, la Alcaldía de Enrique Peñalosa ha entregado 31 nuevos comedores escolares, alcanzando así la cifra histórica de 139 en operación en toda la ciudad. Entre estos, cinco innovadores comedores móviles, únicos en el país, instalados en colegios que no cuentan con espacios suficientes para ofrecer desayunos y almuerzos a los estudiantes.

Bogotá invierte más de 500.000 millones anuales para la alimentación escolar en los colegios que incluye refrigerios, desayunos y almuerzos.