consumo de yodo
Foto de: Kienyke

Colombia pasó de tener una población con deficiencia de yodo a tener exceso de este elemento en la dieta, así lo indicó un análisis académico de la Encuesta Nacional de Nutrición. Expertos aseguran que las enfermedades en la tiroides vienen en aumento y están relacionadas con el consumo excesivo de yodo.

"Anécdotas que escriben los historiadores nos decían que en Colombia había mucho bocio y zonas con algunas enfermedades que ahora reconocemos como hipotiroidismo, entonces pues eso era muy frecuente en el país [...]”, manifestó Iván Darío Escobar, endocrinólogo representante en Colombia de la Red Global de Yodo. 

En 1947, Colombia adoptó una estrategia de suministro de este elemento: lo agregaron a la  sal, por ser un producto de consumo universal y de bajo costo. 

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

"Como ya venían varios países con el programa de yodación de la sal, que demostraba que había reducción de bocio e hipotiroidismo, Colombia toma esa norma y pone de 50 a 100 microgramos de yodo por gramo de sal y esa regla se extiende por todo el siglo 20 hasta el siglo 21.Pero, ¿de qué nos dimos cuenta por un estudio reciente?, pues de que tenemos demasiado yodo en la población”, contó Escobar. 

https://youtu.be/tmwPHZvxm00

Lea también: Estudio revela que menores de un año no deben exponerse a pantallas digitales

Lo que parecía ser la cura a estas enfermedades, terminó teniendo el efecto contrario. 

Los polos son muy parecidos. En deficiencia y en exceso puede haber tanto bocio como hipotiroidismo y, en el híper, que es cuando hay exceso de yodo, también aumenta la prevalencia de enfermedades autoinmunes de tiroides, que es la causa principal de hipotiroidismo en Colombia”, acotó el endocrinólogo. 

En Colombia, al día cada persona consume aproximadamente entre 10 y 15 g de sal pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tan sólo 5 g. “La estrategia actual es cambiar ese exceso por dos cosas: uno, que las personas consuman menos sal y, dos, que el Ministerio cambie la norma de tener tan alto contenido de yodo en la sal a tenerla en forma más moderada”, declaró Escobar

Pescados, mariscos y huevos son algunas fuentes naturales de yodo. Los expertos indican que la población debe evitar el consumo de gotas y suplementos no naturales que contengan este elemento químico. 

Por Natalia Valencia