Nestor Rosania y Juan Carlos Garzón analizaron en Opina Bogotá el fenómeno que tiene a Colombia en la mira por aumento de cultivos de coca. Los invitados manifestaron su punto de vista frente a esta situación y lo que significa para la imagen del país frente a la comunidad internacional.

“Hay una percepción, y es que el Acuerdo de Paz contribuyó al aumento de los cultivos de droga. Esta no es la única razón, pero hubo un efecto dentro del proceso de negociación”, dijo Juan Carlos Garzón quien además explica que de la noche a la mañana no se puede solucionar el coletazo del proceso de paz, con un lastre de 140.000 hectáreas de drogas.

Nestor, explica que es claro que Colombia está perdiendo la guerra contra las drogas, ya que a la fecha se reportaron más de 220.000 hectáreas de cultivos ilícitos. Sin embargo, le atribuye el incremento a: “a mayor consumo, necesariamente habrá demanda. Mientras en EE.UU haya alto consumo de drogas, aquí habrá alta producción”.

Garzón también explica que las cifras de erradicación forzada no corresponden a clusters o lugares con mayor presencia de cultivos ilícitos los resultados del programa de sustitución voluntaria, en materia de cultivos ilícitos, solo se verán en 2018.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

“No hemos tenido en cuenta el crecimiento del tráfico de drogas en países como Brasil y Argentina. Las drogas que se producen en las cocinas del Caquetá salen por Brasil hacia África”, aseguró Rosania.

Sin embargo, Juan Carlos Garzón no está de acuerdo y afirmó que el aumento en el consumo, se da por el auge de los cultivos ilícitos en Colombia

Combatir cultivos ilícitos
Como propuesta para la erradicación se aprobó el Glifosato Garzón opina que: “los drones mitigan los riesgos de los erradicadores de drogas, en temas como minas antipersona. El dron es una versión moderna de la erradicación manual. No ataca al problema de fondo, que es la seguridad”.

“Un kilo de cocaína colombiana se convierte en tres kilos en los EE. UU, según los grados de pureza. Allí hay una estructura de mercado y carteles que no son identificados”, explicó Nestor Rosania y afirmó que nadie sabe quién es el Pablo Escobar de Estados Unidos “la plata del narcotráfico no se queda claramente en Colombia”.

Garzón ve como una oportunidad el cambio de gobierno y dice que el Gobierno Duque debería tener una estrategia a largo plazo para combatir el problema de las drogas, teniendo en cuenta los parques naturales del país que es donde están más de la tercera parte de los cultivos de coca.

Rosania aseguró que mientras más fumigan, más se van a disparar los precios de las drogas, porque va a haber menos droga. Esto generará mayor búsqueda de nuevos terrenos para cultivar y afirmó que, “hay todo un portafolio de economías criminales en las zonas con cultivos ilícitos, como la minera ilegal”.

“El sector privado también debe intervenir en las zonas con cultivos ilícitos. La situación no se va a mejorar a punta de subsidios del Gobierno. El problema del narco no es exclusivo de Colombia. En Afganistán también subieron los cultivos. Quien diga que tiene la solución de este tema, está mintiendo”, explicó Garzón.

A lo anterior, Rosania explicó que eso se da porque: “la lucha contra el narco se los dejamos a los militares y policías. Pero no llevamos carreteras o infraestructura. El Estado tiene que llegar como un todo. Colombia tiene mucho territorio, pero un Estado muy pequeño”.

“Combatimos las drogas porque decimos que dañan la salud de los seres humanos, pero no hay correlación entre consumo y muerte, salvo en casos de sobredosis. El Estado tiene el monopolio de la tributación en el tabaco, el alcohol y el juego. Le falta el de las drogas”, explicó Nestor Rosania.

Sin embargo, Juan Carlos Garzón manifestó que no ve cerca un escenario de legalización o regulación del mercado de las drogas en Colombia y que es necesario generar capacidades regionales para resolver el problema de las drogas.

Las disidencias y la coca
“Las disidencias de las Farc también tienen rasgos políticos y de reclamo al incumplimiento de los acuerdos. No los podemos aislar como un grupo de mafiosos tras cultivos”, afirmó Garzón. Mientras que por su parte Rosania explica que el tema de las disidencias de las Farc en últimas es un negocio “donde están los cultivos de drogas, ahí están esos bloques guerrilleros”.