La rosaleda, el tesoro perfumado del Jardín Botánico de Bogotá
Jardín Botánico de Botánico de Bogotá

La rosaleda se ha convertido en uno de los lugares más visitados en el Jardín Botánico de Bogotá y no es para menos, allí se encuentran las rosas Cecilita, shocking blue y la cinco pétalos.

Construía en 1969 por la Secretaría de Obras Públicas y diseñada en honor a Lorencita Villegas de Santos por el padre Enrique Pérez Abeláez, la rosaleda tiene aproximadamente 1.930 metros cuadrados de extensión y 55 variedades e rosas en su interior.

Los visitantes pueden encontrar en su visita a este templo de las flores con la perla negra, una rosa que aunque no expele mucho aroma y no es totalmente negra, tiene un rojo intenso que la hace sobresalir de las demás.

El aroma de las rosas se evidencia, especialmente, en la mañana cuando el sol irradia y, por evaporación, se comienza a desprender los aromas que, incluso, se percibe a pocos metros de la rosaleda.

Entre los meses de junio y agosto, y diciembre a febrero, época de verano, las rosas inician su punto de floración. Un grupo de profesionales del Jardín Botánico de Bogotá supervisa, cuida, riega, deshierba, poda las rosas cada mañana, pues al quedar a la intemperie, las flores quedan expuestas a plagas, enfermedades y daños constantes que pueden ocasionarse por la lluvia.

Tips para mantener una rosaleda saludable.

  1. Aflojar el suelo que esté alrededor de la planta. Esto para que las raíces puedan respirar y absorbe los nutrientes. Esto se debe hacer cada dos meses y para hacerlo, es importante tomar una pala y remover el suelo hacia la parte externa del centro de la planta.
  2. Hacer uso de fertilizante químico. Este puede ser aplicado cada tres meses y lo recomendable es usar cerca de 50 gramos por planta. Es importante tener en cuenta que el fertilizante debe quedar incorporado al suelo y no por encima.
  3. Riego. Se deben regar con agua y por preferencia, en horas de la mañana. De esta manera, la planta transpira y absorbe la humedad más fácil.
  4. Floración. Después que la planta emita flor y esta se marchite, se debe podar el tallo donde ha brotado. Para hacerlo se deben contar unas seis hojas hacia abajo para hacer el corte y así lograr que vuelva a brotar.
  5. Control de plagas. Se debe preparar una solución jabonosa con jabón azul y agua, se enjuagan las plantas con dicha mezcla en horas de la tarde. Esto ayudará a controlar ácaros y pulgones.
  6. Enfermedades. Las rosas suelen padecer de mildeo polvoso, la cual se puede detectar porque se generan unas manchas de color ceniza debajo de las hojas. Esta enfermedad se presenta en verano o durante los días muy calurosos. Para combatirla, se deben limpiar las hojas con agua.

Lea también: Boyacá prohíbe los plásticos de un solo uso

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.