Santa Isabel de Hungría es conocida como la Patrona de la Arquidiócesis de Bogotá y su historia tiene grandes episodios que pasaron a la eternidad.

Esta mujer húngara nació el 7 de julio de 1207 y murió el 17 de noviembre de 1231. Isabel tuvo que vivir algunos pasajes oscuros en su historia como ser viuda muy joven tras la muerte de su esposo por la plaga del 11 de septiembre de 1227. No obstante, su corazón carismático y noble le permitió trabajar en pro de los más necesitados, donando sus riquezas a los más pobres.

En sus donaciones estuvieron vestidos de la Corte a los pobres, construyó un hospital de 28 camas debajo del castillo de Wartburgo y todos los días, con un profundo cariño, visitaba a los enfermos para atender sus necesidades.

Le puede interesar: ¿Quién es el personaje del billete de 5.000?

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Para el año 1236, Santa Isabel representaba el símbolo de caridad cristiana en todo el continente europeo tras su canonización por el Papa Gregorio IX. Incluso, en la ceremonia papal se le llamó como "la mujer más grande de la Edad Media alemana".

Esta simbólica mujer suele ser representada como una dama de la realeza, utilizando corona y un cesto de rosas, como metáfora de los milagros que hizo en su vida.

Su magistral labor y su impresionante corazón la llevó a que en muchos ciudades del mundo se le rindiera un homenaje en distintas capillas y Bogotá fue una de ellas.

¿Conocía esta historia?

Dato curioso:

Algunos de los huesos y el cráneo de Santa Isabel de Hungría reposan en la Catedral Primada de Colombia.