Él es José Alberto Gutiérrez, más conocido como el señor de los libros, un bogotano de 56 años que lleva más de 20 reciclando libros, con los que creó una gran biblioteca donde guarda cerca de 30.000 ejemplares y recorre el país llevando lectura a lugares lejanos.

Toda la primera planta de su vivienda, ubicada en el barrio Nueva Gloria de la localidad San Cristóbal, hace parte de este gran sueño que inició desde su cuna.

"El origen de todo esto era que cuando yo era muy pequeño mi madrecita me leía todo el tiempo a mí y a todos mis hermanos, y ella me regaló el amor a la lectura y el amor a los libros", aseguró Gutiérrez.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Gracias a este legado y al entrar a trabajar a una empresa de aseo fue cuestión de días para que comenzara este proyecto, sobre el año 1997.

"Fue sorprendente porque encontrarme libros en la basura yo creo que ese fue el regalo más grande que el universo le puede hacer a uno, porque comencé a traerlos a la casa y luego nos llenamos de libros", aseguró.

El señor de los libros fundó en su vivienda, hace 19 años, la biblioteca comunitaria La fuerza de la palabra, actualmente cuenta con una colección de más de 30.000 libros, en su mayoría reciclados.

"Cuando las personas se dan cuenta que tenemos muchos libros comienzan a llegar y a pedirnos libros prestados entonces nos dimos cuenta que era una gran necesidad la que se necesitaba, y por eso, junto con mi familia, decidimos que deberíamos inaugurar esta biblioteca", manifestó.

Más que libros son su vida, su familia lo ha apoyado en este proyecto que inspira.

"Un libro no es basura, un libro tiene el poder que necesita este país. Yo creo que los libros y la lectura son parte del proceso de paz que necesita nuestro país", comentó.

Al darse a conocer logró no solo brindar este espacio en su vivienda, sino recorrer el país llevando está obras literarias en diferentes medios de transporte y de diferentes maneras.

"Hemos llegado a 508 lugares. Hace tres meses estuvimos haciendo la ruta Macondo, estuvimos en Ciénaga, en Fundación, estuvimos en Aracataca, Magdalena, enviamos libros a la Sierra Nevada", comentó.

El señor de los libros le debe su apodo a los niños que llegaban a su casa y al no saber su nombre lo preguntaban de esta manera para poder ingresar y leer.

Por: Diana Alvarado