María Consuelo Araujo, gerente de TransMilenio, despejó en Opina Bogotá las dudas que ha suscitado la licitación de la nueva flota de articulados de este sistema masivo de transporte y aseguró que los buses tenían que renovarse hace varios años.

“Buscamos que el tema técnico se pueda hablar con precisión y no con política polarizada, como últimamente está sucediendo con todos los temas en el país y la ciudad”, indicó Araujo.

Sobre la licitación, afirmó que TransMilenio no dejó a los buses eléctricos por fuera: “la licitación albergaba neutralidad tecnológica. Estamos reemplazando buses Euro II y Euro III, que empezaron a contaminar más cuando cumplieron su vida útil”, aseguró.

Explicó que la legislación colombiana exige buses Euro IV como mínimo; “nosotros decidimos ir más allá del piso establecido y poner a buses Euro V y Euro VI puntos adicionales. Le dimos 400 puntos a las tecnologías limpias. Exigimos que, si los buses utilizaban tecnología con diésel, vinieran con filtro para acercarse a Euro VI”, dijo.

“Recibimos 31 ofertas. Patio Tunal y Usme se adjudican con tecnología Euro V. Patio Norte con Euro VI, es decir, con gas natural vehicular, al igual que Suba y 80. Falta adjudicar el patio Américas, y se hará también un proceso de licitación con todas las tecnologías”, completó.

Reveló además que en los cinco patios el ahorro suma 48.000 millones de pesos en la licitación y que Bogotá reducirá 84 % de las emisiones de TransMilenio con la nueva flota. Pasamos del 1,8 al 0,3 % del total de la contaminación.

Sobre la adjudicación del patio Américas indicó que será un espacio de competencia donde las tecnologías limpias tendrán grandes incentivos.

“La adjudicación tuvo tres criterios: poder garantizar que la tarifa de TransMilenio no subiera, que tuviera ascenso tecnológico por la calidad del aire y confiabilidad. Es posible que haya combinación de buses eléctricos, a gas o Euro V en la adjudicación del patio Américas”, dijo.

Por otro lado, clarificó que dentro de las fuentes móviles, la que más contamina es el transporte de carga que entra a la ciudad, y que representa casi el 46,3 % y que la Personería, Procuraduría y Veeduría han acompañado durante todo el proceso de licitación de la nueva flota de TransMilenio.

A su vez mencionó que la infraestructura de las estaciones para biarticulados ya se ha ido adecuando. “Cerca de 50 estaciones de TransMilenio serán ampliadas para garantizar infraestructura a buses biarticulados”.

Sobre el futuro, ratificó que próximamente se firmarán acuerdos para nuevas troncales de TransMilenio, las de Av. 68 y Av. Ciudad de Cali.

“De los 114 kilómetros, deberíamos tener 320. Esa saturación la aliviaremos con nueva flota y nueva infraestructura y los primeros buses de la nueva flota rodarán en Bogotá en junio de 2019”, finalizó.