contar calorías
Foto de: Reuters - HEINZ-PETER BADER

Un estudio publicado en la revista estadounidense JAMA reveló que para perder peso es más efectivo aumentar la calidad de la comida que contar calorías.

La investigación, dirigida por científicos del Centro de Investigación para la Prevención de Stanford, concluyó que con solo reducir el consumo de azúcares añadidos, granos refinados y alimentos procesados, las personas logran bajar de peso de forma significativa sin limitar el tamaño de las porciones.

Para la realización del estudio se seleccionaron 600 personas con obesidad o sobrepeso y se dividieron en dos grupos: los primeros adoptaron un régimen alimenticio bajo en carbohidratos y los segundos, uno reducido en grasas.

A ambos grupos se les indicó la reducción de azúcar y granos refinados, así como el aumento de consumo de verduras y alimentos no procesados. Además se les capacitó para elegir alimentos con alto valor nutricional.

El grupo reducido en grasas priorizó alimentos como arroz integral, cebada, avena, lentejas, carne magra, quinoa, fruta fresca y legumbres; mientras que el grupo reducido en carbohidratos mantuvo un régimen de alimentos como salmón, aguacate, verduras, quesos sólidos, aceite de oliva y nueces y semillas.

Al final del experimento, los participantes de ambos grupos logran bajar de peso considerablemente con sólo centrarse en la calidad de alimentos seleccionados. Los miembros del grupo reducido en carbohidratos perdieron más de seis kilos y los del grupo reducido en grasas redujeron cinco kilos.

Además, se evidenció una mejoría en otros aspectos de la salud como la reducción de grasa corporal, de los niveles de presión arterial y de los niveles de glucosa en la sangre.

Los investigadores sugieren dejar a un lado la obsesión por la cantidad de calorías que se consumen a diario y comprender que la calidad de la alimentación es el factor determinante para que las personas consigan bajar de peso.