La Presidencia de la República, la Alcaldía de Bogotá y la fuerza pública se reunirán esta tarde para continuar construyendo el protocolo que garantice la protesta social, en respuesta al Tribunal de Cundinamarca que le ordenó a los mandatarios definir una hoja de ruta.

En el documento denominado atención de manifestaciones pacíficas y control de disturbios para la Policía que está en revisión, las autoridades establecen que la intervención del Esmad es el último recurso durante las manifestaciones.  

Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno, afirmó que la "Policía Nacional, a través de su comandante Óscar Atehortúa, nos entregaron un protocolo. Este protocolo está siendo analizado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, por la Gobernación, acordamos retroalimentarlo hoy al mediodía.

También se propone prohibir el uso de armas de fuego para la Policía tanto en el acompañamiento, prevención e intervención de manifestaciones pacíficas.

Lo que se debe hacer primero es "reconocer la gravedad de los hechos ocurridos en Bogotá el 9 y 10 de septiembre; segundo, así como se hizo en el caso de Javier Ordóñez, buscar con celeridad, por parte de la Fiscalía, de la misma Policía, Presidencia, como lo ha buscado la Alcaldía Mayor de Bogotá, que haya justicia", agregó el secretario.

El borrador de protocolo también incluye capacitaciones en derechos humanos para la fuerza pública que intervenga en las manifestaciones y establece que la protesta no deberá ser estigmatizada entre otros puntos.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.