En la mañana de este miércoles continúan los represamientos en la salida de Bogotá hacía los Llanos orientales, debido al cierre que se presentó por derrumbes a causa de las fuertes lluvias.

La vía Bogotá – Villavicencio ha tenido problemas de deslizamiento de piedras, lodo y tierra que han obligado a cerrar el paso en el kilómetro 58 y en el 64, desde la madrugada del pasado lunes.

La situación es tan difícil que los trabajadores de la concesionaria Coviandes no han podido terminar con los trabajos de retirar los escombros de la vía, debido a la falta de seguridad, ya que aseguran que continúan los deslizamientos. Sin embargo, a esta hora, debido al buen clima, avanzan los trabajos de remoción de piedra y lodo.

Debido a las dificultades en la vía al Llano, el precio de los alimentos y el abastecimiento en las centrales de alimentos de la capital empieza a resentirse.

Noticia en desarrollo…