Este jueves, la Corte Constitucional dio a conocer que falló una tutela a favor de Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, en el trámite de revocatoria que se adelantaba en su contra.

El alto tribunal explicó que acogió la tutela del mandatario, quien había instaurado dicho recurso legal para defender su derecho fundamental al debido proceso, a la defensa y a ser elegido.

Peñalosa había advertido que dichos derechos le fueron vulnerados, y la Corte le dio la razón.

Buggy Rollin

¿Te atreverías a bajar una montaña usando ruedas en todo tu cuerpo? Descubre la fantástica historia del Buggy Rolling en nuestro país → Más historias en conexioncapital.co

Publicado por Canal Capital en Domingo, 9 de diciembre de 2018

En la tutela, el alcalde señalaba que la Registraduría permitió la inscripción de tres iniciativas de revocatoria de su mandato, sin que sus promotores argumentaran un incumplimiento de su plan de Gobierno.

Por otro lado, el mandatario cuestionó que el Consejo Nacional Electoral no verificara el cumplimiento de los topes de financiamiento de las campañas.

En un comunicado, divulgado en la noche de este jueves, la Corte dijo al fallar a favor de Peñalosa: “La revocatoria del mandato no puede convertirse en un instrumento para desconocer la decisión popular que eligió al Alcalde o Gobernador, ni menos en una vía para reeditar el debate electoral concluido con la designación del mandatario local”.

En un pronunciamiento que sentará jurisprudencia en el país, la Corte también reiteró que las revocatorias deben estar sustentadas.

“La revocatoria del mandato debe estar fundamentada en la exposición de razones objetivas que den cuenta del incumplimiento del plan de Gobierno o la acreditación de la insatisfacción general de la ciudadanía”, dice el tribunal.

Finalmente, la Corte le hizo un llamado al Congreso para que tome medidas y asegure el derecho a la participación ciudadana, así como el derecho a elegir y ser elegido.

Según la Corte, para el momento en que se dio trámite a la revocatoria del alcalde Peñalosa, no había una normal legal que permitiese la “controversia de las razones que sustentaban las iniciativas, ni tampoco un deber preciso de información al electorado”.