NASA ya tiene destino para 2020
Foto de: Página oficial de la NASA.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) ha elegido el Cráter Jezero como el lugar de aterrizaje para su próxima misión de rover Mars 2020.

"¡Esto es! Escogida después de una larga búsqueda, el cráter Jezero tiene muchas cosas que esperamos explorar aterrizando allí nuestro Rover. En este cráter, el agua antigua talló canales y transportó sedimentos para formar fans + deltas de los que queremos aprender", compartió la Nasa en su cuenta de Twitter.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Este lugar se escogió después de una búsqueda de cinco años, en la cual el equipo de la misión y la comunidad científica planetaria debatieron sobre cerca de 60 posibles ubicaciones para aterrizar en Marte.

“Está previsto que la misión se lance en Julio de 2020 como el próximo paso de la NASA en la exploración del Planeta Rojo. No solo buscará signos de las antiguas condiciones habitables y la vida microbiana pasada, sino que el vehículo explorador también recogerá muestras de rocas y suelo y las almacenará en un escondite en la superficie del planeta”, escribió la NASA en un comunicado.

Lea también: Evacúan a cerca de 3.000 personas por erupción del volcán de Fuego en Guatemala

"El sitio de aterrizaje en el Cráter Jezero ofrece un terreno geológicamente rico, con formas terrestres que se remontan a 3.600 millones de años, que potencialmente podrían responder preguntas importantes en la evolución planetaria y la astrobiología", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA para la agencia espacial.  

"El Cráter Jezero está ubicado en el borde occidental de Isidis Planitia, una cuenca de impacto gigante justo al norte del ecuador marciano. Isidis occidental presenta algunos de los paisajes más antiguos y más interesantes científicamente que Marte tiene para ofrecer. Los científicos de la misión creen que el cráter de 45 kilómetros de ancho, que una vez fue el hogar de un antiguo delta de río, podría haber recolectado y preservado moléculas orgánicas antiguas y otros signos potenciales de vida microbiana del agua y sedimentos que fluyeron hacia el cráter hace miles de millones de años", manifestó la NASA en el documento.