Desde hace varios días se han conocido al menos cuatros denuncias de padres de familia quienes advierten sobre la presencia de un hombre que tiene como finalidad acercarse a los niños, ganarse su confianza e ingresar a sus hogares.

Dos de estos casos se han registrado en conjuntos residenciales del barrio Pontevendra, otro en el sector de Álamos y otro en el barrio Molinos, en la localidad de Usme.

Las situaciones han quedado registradas en las cámaras de seguridad de los conjuntos residenciales, en donde siempre se le ve con unas gafas y una bolsa bajo su brazo.

Las autoridades, quienes ya conocen la situación, aseguran que su labor no tiene injerencia dentro de los conjuntos, pues lo que sucede dentro de ellos es responsabilidad de las empresas de seguridad privada.