Desde antes de semana santa se vienen escuchando las dificultades que han mantenido con paso intermitente la vía que comunica a Villavicencio con Bogotá.

Son menos de 100 kilómetros que desde hace años han representado un reto a la ingeniería y al transporte. A mediados de los 90, hubo una ampliación que prometía hacer ese recorrido en máximo 90 minutos.

La realidad hoy, es que quien se mueva por tierra debe dedicar más de ocho horas, hay un anuncio de cierre por al menos tres meses, y no hay una  solución a la vista.

Un equipo periodístico de canal capital recorrió el tramo que está habilitado hasta antes de Guayabetal, tramo que describieron como una experiencia casi propia de una película de terror.

Llegar al primer túnel parece definir la salida de Bogotá y eso lo confirma la llegada al peaje de Boquerón. Son los primeros 11.900 pesos que para muchos son otro motivo de susto de esta película.

En un recorrido de casi ocho kilómetros, la vía se ve sola y en las laderas del camino hay obras de mantenimiento.

El siguiente peaje es el de Naranjal, allí permanecen abajo las talanqueras y es evidente la inactividad porque no permiten el paso de vehículos por la cercanía del cierre.

El recorrido en adelante impresiona más, por la restricción del peaje. Poco después de pasar los famosos túneles de Quebrada Blanca, todo termina.

Efectos Económicos

Los efectos en distintos sectores de la economía no se hicieron esperar. Desde el primer día de cierre, varios cálculos de la gobernadora del Meta encendieron alarmas, pero en este momento el comercio sobre la vía es uno de los más sufridos por esta situación.

Quienes viven en los alrededores de la vía al Llano, saben los efectos de que se haya vuelto casi una vía fantasma.

"Hoy decidí volver a cocinar porque ya llevaba mucho sin sacar comida porque esto está muy solo", afirmó Aura María Cohecha, comerciante de Cáqueza.

Su negocio se destaca porque era el único abierto en ese paradero: "al lado había otros restaurantes y otros negocios que ya decidieron no abrir más".

Muchos sufren la  terrible realidad de la crisis de la vía al Llano: "de este negocio dependen dos familias, aquí teníamos 10 empleados que tocó despachar", agregó Aura.

Además, no ven una pronta solución a esta emergencia que viven desde hace varios días.

"Hablé con el alcalde para saber qué pueda pasar, fuimos a Bogotá a buscar un nuevo local, pero vale mucho dinero arrendar un sitio y tener otro para vivir, y fuera de eso, toca acreditar el negocio", afirmó la comerciante.

Cáqueza registra pérdidas millonarias

Aparte de esta situación que se ve en la orilla de la carretera, el alcalde de Cáqueza asegura que las otras actividades, como las agropecuarias y agrícolas, han disminuido rotundamente. Para el mandatario local, la actual situación solo ha tenido "pañitos de agua tibia".

La capital de la provincia del oriente tiene aproximadamente 25.000 habitantes, quienes calculan perdidas diarias de más de 100'000.000 de pesos por la falta de comercialización de sus productos y por los pocos turistas que llegan a su municipio

"Estamos muy perjudicados, nosotros dependemos directa e indirectamente de la vía al Llano, toda la vida hemos dependido y vivimos del turismo, de nuestros productos agrícolas que se producen en nuestra región", afirmó Guillermo Gutiérrez, alcalde de Cáqueza.

Según el alcalde, muchos negocios ya tuvieron que cerrar sus puertas por la falta de clientes: "se están viendo bastantes afectados los hoteles, los restaurantes porque han tenido que cerrar y despedir a los empleados".

Para el mandatario, hace falta medidas drásticas y efectivas por parte del Gobierno Nacional, que solucionen la problemática de manera definitiva.

Precios de alimentos continúan al alza

Con motivo del cierre de la vía al Llano, siguen al alza los precios de frutas, verduras y carnes en los distintos centros de abastecimiento de Bogotá.

Cerca del 50 % de la fruta que se comercializa en Bogotá proviene del Llano, afirmaron los comerciantes de Paloquemao.

Por su parte el sector ganadero ha dejado de movilizar 2.200 bovinos diariamente lo que ha generado pérdidas en más de 87.000 millones de pesos, según la Federación Nacional de Ganaderos.

El cierre en esta importante vía seguirá afectando los precios de los alimentos, por lo que el consumidor se verá afectado, advirtieron los diferentes gremios económicos.

Cierre de la vía al Llano dejaría millonarias perdidas para transportadores de carga

Los transportadores perderían más de 99.000 millones de pesos durante el cierre previsto por los siguientes tres meses. Gasolina y peajes son los principales conceptos que aumentan los costos de los movimientos por la vía alterna que va por Boyacá.

Más de 32.000 millones de pesos ha perdido el gremio del transporte de carga por el cierre de este corredor víal, es decir 950'000.000 de pesos diarios. El costo normal de operación por la vía Bogotá - Villavicencio es de 1'600.000 pesos.

"Por la zona del Sisga supera los 3'300.000 pesos, es decir, que se consumen en la vía normal 17 galones de ACPM y por la otra vía se está consumiendo 93 galones", dijo Juan Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de Colfecar.

El arroz, la carne, agua embotellada y el petróleo son algunos de los productos que están quedando retenidos en el departamento de Meta.

"El aceite de Palma es uno de los insumos que se utilizan también para la producción de combustibles y en este momento hay una producción que está atascada", agregó el  presidente ejecutivo de Colfecar.

Para el próximo 25 de julio, el presidente Iván Duque citó un nuevo consejo de ministros. El cierre de la vía al Llano es el punto prioritario de la agenda.

Por: Capital Noticias