Cristiano Ronaldo ganó el balón de oro 2017. Reuters

La primera amonestación se produjo por celebrar su gol -que puso el 2-1 en el marcador- quitándose la camiseta y enseñando el torso desnudo a la grada.

Minutos después, Ronaldo cayó en el área mientras forcejeaba por el balón con el central del Barcelona Samuel Umtiti, una acción en la que el árbitro consideró que trató de simular un penal, por lo que mostró la amarilla al jugador y lo expulsó.

El delantero reaccionó empujando al árbitro con una actitud que el Juez de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) calificó de "levemente violenta", por lo que fue sancionado con cuatro partidos adicionales al de la expulsión. La sanción es recurrible en un plazo máximo de 10 días ante el Comité de Apelación.