Cementerio Central

El Cementerio Central, el más antiguo de Bogotá, fue construido por Pío Domínguez y Nicolás León en la presidencia de Francisco de Paula Santander.

Su construcción se dio a partir de un decreto de 1827, mediante el cual se prohibía darle cristiana sepultura a los muertos en iglesias y conventos.

El cementerio fue declarado Monumento Nacional el 26 de septiembre de 1984 debido a su imponente arquitectura y a su aporte cultural a la capital colombiana.

En su portada está Cronos, el dios del tiempo, y debajo de él se puede observar una inscripción en latín que significa: “esperamos la resurrección de los muertos”.

En la elipse del Cementerio, también conocida como área central, reposan los restos de expresidentes, artistas y demás personajes ilustres de la historia de la ciudad y el país.

Con el paso de los años, se amplió el cementerio y se escogió el diseño de trapecio para delimitar el terreno santo.

La capilla, por su parte, se levantó en 1839, y se convirtió en la única puerta de entrada y salida entre la elipse y el trapecio.

Dentro de las tumbas más visitas de este cementerio se encuentran las de: Luis Carlos Galán Sarmiento, Julio Garavito Armero, Rafael Pombo, Leo Kopp y Francisco de Paula Santander.

Lea también: Las 10 cosas que probablemente no sabía sobre el Cerro de Monserrate