Daniel Niño Tarazona, experto en asuntos financieros, y Camilo Díaz Urrea, columnista y analista económico, debatieron en Opina Bogotá sobre los pro y los contra de la Ley de Financiamiento del Ministerio de Hacienda, que actualmente cursa en el Congreso y con la que se pretende recaudar 14 billones de pesos para el Presupuesto General de la Nación.

Según Díaz, “esta ley no tiene ventajas, va a desacelerar la economía porque también se va a desacelerar el consumo. Hay posibilidad de que existan pobres inexistentes, reclamando la devolución del IVA”.

Añadió que el aumento del IVA va a tener efecto redondeo, “nadie va a cobrar 416 pesos por un huevo, sino 450. La Ley de Financiamiento trae un efecto inflacionario”.

Asimismo cuestionó que no está claro cómo va a ser el mecanismo de devolución del IVA. “La base de Familias en Acción está desactualizada hace 10 años, los empleados formalizados no están en el Sisbén, porque cotizan en cajas de compensación. No los van a encontrar para devolverles el IVA”, dijo.

Para Díaz, si el Estado quiere pagar la devolución del IVA por adelantado, debe saber a dónde va a direccionar cada peso. “El DNP ya lo dijo, los subsidios en Colombia son ineficientes, porque no llegan a las personas que deberían tenerlos”, completó.

Afirmó que, según la DIAN, hoy se evaden 13 billones de pesos del IVA. “La forma correcta de superar inequidades como las megapensiones está en cosas como el impuesto a la renta o impuesto al desembolso de las pensiones. Si atacamos la evasión fiscal estamos haciendo de verdad un cambio estructural y equitativo”, ejemplificó el analista.

“Si usted le mete IVA a la canasta familiar, los empleados van a pedir que le reconozcan de una vez lo que le van a cobrar de más. La Reforma Tributaria de 2016 les pegó durísimo a los bolsillos de los colombianos. Si les ponemos más IVA, la única forma de ajustarse es comprar menos”, ratificó.

Y, finalmente, indicó que el Gobierno debe buscar la plata en lugares como los 25 billones en evasión o en los 60 billones de pesos en el exterior que hoy no tributan.

Por otro lado, Niño asegura que algo que hace a Colombia un país inequitativo es su política fiscal, de cómo recauda y cómo gasta: “si Colombia quiere ser un país capitalista, los principales contribuyentes deben ser las empresas”, analizó.

A su vez afirmó que la Ley de Financiamiento tiene un problema pedagógico muy amplio. “No han podido explicar que esto que se va a hacer se tiene que hacer. El cambio del IVA recaudaría 9 billones que le hacen falta al país, ante un déficit de 14 billones”, destacó.

Dijo también que en las cuentas del Gobierno, finalmente quienes pagan 9 billones del IVA son los estratos 4, 5 y 6. “En Colombia tenemos 135.000 colombianos que ganan más de 10 salarios mínimos. ¿Cómo le cobramos el IVA a 2,5 millones de colombianos, que tienen buenos ingresos, y no lo hacemos a los de menos ingresos?”, preguntó.

Agregó que calcula que la Ley de Financiamiento podría pegarle en impacto un 1 % a la inflación, pero va a devolver el equivalente al 3 % del salario mínimo.

“No veo que la Ley de Financiamiento sea contra la clase media y baja. Lo veo como que quienes más ingresos tiene, más impuestos paga”. Señaló.

Por otro lado, aseguró estar de acuerdo con diferir la carga laboral a las empresas. “La Ley de Financiamiento va a permitir que no se destruya más empleo”.

“Es un héroe el que sea pequeño o mediano empresario y esté generando utilidades en su empresa. La discusión es bajar sueldos o impuestos. Nadie va a querer lo primero. Si aumento el salario mínimo y no hago empresas más competitivas, no se va a producir más. La gente va a comprar más, pero bienes importados”, completó.