Ante la recaptura de Jesús Santrich, el tribunal de la Justicia Especial para la Paz expresó que las nuevas pruebas que llevaron a la aprehensión del exguerrillero no fueron presentadas, mientras que el presidente de la república aseguró que esas evidencias son contundentes.

El presidente Iván Duque afirmó que las más recientes pruebas presentadas por la Fiscalía comprometen profundamente a Jesús Santrich con los delitos de narcotráfico y concierto para delinquir.

"Nuevas evidencias y elementos de prueba, con circunstancias claras de tiempo, modo y lugar y de las presuntas conductas delictivas fueron presentados por la Fiscalía. Un juez las valoró y autorizó la captura. Este caso refleja que la administración de justicia ha obrado con contundencia frente a este hecho criminal", aseguró el presidente Duque.

Mientras que la Justicia Especial para la Paz, aseguró que la decisión que llevó a ordenar la libertad de Santrich estuvo fundamentada en la falta de pruebas que comprobaran que el delito fue cometido después del primero de diciembre de 2016.

En un comunicado la JEP se pregunta "por qué esas evidencias que dice tener la Fiscalía General de la Nación, suministradas por el país que solicitó la extradición de Hernández Solarte, no fueron aportadas al análisis que hizo la sección de revisión".

Iván Duque también aseguró que su responsabilidad como presidente es preservar la solidez de las instituciones y luchar contra la criminalidad.

"Quiero reiterar el compromiso de nuestro Gobierno con la lucha contra la reincidencia criminal, que constituye una bofetada a las víctimas y a la construcción de la paz. La constitución y la ley son la guía máxima en todo nuestro proceder", afirmó Duque.

La JEP señaló que la sección de revisión del alto tribunal, en donde fue concedida la garantía de no extradición a Santrich atenderá objeciones a esa decisión.