Carlos Negret, defensor del Pueblo, alertó en Opina Bogotá sobre el asesinato de líderes sociales y aseguró que es a raíz del acuerdo con las Farc que se han visibilizado estos crímenes.

“Estamos registrando 25 casos más. En Colombia lo matan a uno por tener un liderazgo y pensar distinto”, indicó.

También reveló que “dentro los próximos días el presidente lanzará una política pública para que en Colombia no nos asesinemos por ser defensores de los Derechos Humanos o líderes sociales”.

Y añadió: “cualquier política sirve si la sociedad cree. El gran problema de la paz es que la sociedad no ha creído en ella. Debemos respetar a los líderes sociales”.

Sobre las problemáticas que se viven en diferentes partes del país, el Defensor del Pueblo aseguró que los departamentos de la costa pacífica tienen conflictos por la hoja de coca y la minería ilegal.

Lo que, según explicó, ha hecho que crezca la preocupación por el surgimiento de violencia en las regiones.

“La única forma en la que la Defensoría puede analizar lo que ocurre con las comunidades es yendo como sea. Hacemos viajes de hasta 11 horas en chalupa para conocer el territorio”, concretó.

Explicó que una posible solución a estas problemática puede ser que haya garantías de producción para las comunidades indígenas y campesinas que cultivan.

“En muchos lugares de Nariño, Chocó o Valle la paz no llegó. Y no lo hizo porque las comunidades siguen dependiendo de la economía ilegal de la hoja de coca. Si no llegamos con empleo, salud o educación, serán los violentos los que lleguen a regiones como el andén del Pacífico”, ratificó Negret.

Por otro lado, dijo que no se puede morir un solo niño por desnutrición, como no se puede morir un solo líder social y recordó el reciente caso de un niño que estuvo solo, en Ciudad Bolívar, tres o cuatro días con los cadáveres de sus familias. “La sociedad colombiana debe recomponerse. Matar aquí en Colombia parece algo normal. Golpear un niño parece algo normal”, expresó.

Resaltó que la sociedad necesita solidaridad. “Uno no se puede quedar tranquilo mientras le roban el celular al señor de al lado. Si todos reaccionamos, el bandido se va”.

Asimismo calificó como necesario generar mayor empleo y mayores condiciones de vida. “Nadie sale a robar porque quiere. Muchas personas lo hacen por necesidad”.

Durante la entrevista se refirió además a la crisis carcelaria y dijo que “nadie que entra a una cárcel de Colombia sale resocializado. No todos los tipos penales deben dar cárcel. También es cierto que si no caben más presos en las cárceles, ¿dónde los vamos a meter? Hay que buscar más alternativas”, señaló.

Sobre los problemas de orden público explicó que la mayoría son en los pueblos y no en las grandes ciudades.

“El Epl está tomando espacios del Eln en Catatumbo, una región con problemas como el contrabando de gasolina y la hoja de coca. La situación del Catatumbo es de caos y tragedia. Hay que ver cómo funcionan los 5.000 hombres que envió el presidente a esa zona”, cuestionó.

¿Qué pasa con los secuestrados por el Eln?

 

Para Carlos Negret si el Eln logra entender que tiene que parar el secuestro y el reclutamiento de menores, se podrían restablecer los diálogos con el Gobierno:

“No puede haber paz cuando se limita la movilidad o se llevan a los niños del seno de una familia. La mesa del Eln no se puede reanudar si no dejan el secuestro”, sentenció.