Dos funcionarios de alto rango de Estados Unidos dijeron el lunes que no había evidencia de que el atacante que causó la muerte de 50 personas en un tiroteo en Las Vegas estuviera vinculado con algún grupo militante del exterior.

El grupo insurgente Estado Islámico emitió un comunicado el lunes a través de su agencia de noticias Amaq atribuyéndose la responsabilidad por el tiroteo masivo, y dijo que el hombre se había convertido al Islam hace dos meses.

Sin embargo, uno de los funcionarios estadounidenses descartó la interferencia del Estado Islámico y dijo que había razones para pensar que el atacante, a quien la policía identificó como Stephen Paddock, de 64 años, tenía un historial de desórdenes mentales.

Los hechos se registraron este domingo en la noche durante un festival de música country en Las Vegas, luego de que el atacante abriera fuego desde el piso 32 de un hotel por varios minutos antes de dispararse a sí mismo.

Para ver todas las noticias de Bogotá visite www.conexioncapital.co. Encuéntrenos también en Facebook como Canal Capital.

Este incidente, que dejó sin vida a añ menos a 58 personas y que hirió a más de 515, es considerado como uno de los tiroteos más letal en la historia de Estados Unidos, eclipsando la masacre del año pasado en un club nocturno de Orlando donde perdieron la vida 49 personas.

Unas 22.000 personas estaban entre la multitud cuando el hombre armado abrió fuego, lo que generó pánico y los llevó a huir aterrorizados, incluso chocando unos con otros, mientras que los efectivos se apresuraban a localizar al atacante.

Los asistentes al concierto, muchos con sangre en sus ropas, deambularon por las calles visiblemente conmocionados. Al menos 406 personas heridas o lesionadas fueron trasladadas a hospitales de la zona, dijo la policía metropolitana de Las Vegas.

Paddock, quien tenía más de 10 armas de fuego en su habitación, se disparó y murió antes de que la policía ingresara al hotel.

Las autoridades identificaron inicialmente a quien pensaban era la compañera de habitación de Paddock, Marilou Danley, como una persona vinculada al ataque, pero más tarde dijeron que ya no la consideraban relacionada al caso, según informes de CNN y Fox News, que citaron fuentes policiales.

La policía también localizó dos vehículos que pertenecían al sospechoso.

Entre los muertos había un policía que en ese momento estaba fuera de servicio, mientras que al menos un efectivo de la fuerza estaba herido de gravedad. La policía advirtió que el número de muertos podría ascender.

Videos grabados durante el ataque mostraban a personas en pánico mientras huían del fuego sostenido que caía sobre el área.

"Sonaba como fuegos artificiales. La gente simplemente se tiraba al suelo. Simplemente no paraba", dijo Steve Smith, un visitante de 45 años de Phoenix, Arizona, quien había viajado a Las Vegas para asistir al concierto. Añadió que el tiroteo se extendió por un tiempo considerable.

"Probablemente hubo hasta 100 tiros por vez. Sonaba como si estuviera recargando para empezar de nuevo", dijo Smith. "Muchas personas recibieron disparos cuando intentaban salir".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció sus condolencias a las víctimas a través de su cuenta de Twitter el lunes.

"Mis condolencias y solidaridad a las víctimas y familiares de este terrible tiroteo en Las Vegas. ¡Dios los bendiga!", sostuvo.

La masacre recordó el tiroteo masivo ocurrido en noviembre del 2015 en un concierto en París, donde murieron 89 personas, parte de una serie de atentados coordinados de militantes islamistas que dejó 130 muertos.